​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Abril, 2017.- Ser parte de equipo de producción del Cirque du Soleil para muchos artistas, e incluso para quienes no lo son pero aman el arte, debe ser todo un sueño. Lograr que se haga realidad es posible cuando la calidad de lo que haces es tu carta de presentación. Es considerado como el mejor circo del mundo y su éxito depende del empeño y profesionalismo de cada uno de los que forman parte del mismo, entre ellos una joven mexicana que lleva por nombre Victoria Ortiz Flandes, quien tiene la importante tarea de encargarse de todos los accesorios que aparecen en el escenario.

Presencia Latina tuvo la oportunidad de entrevistar a esta talentosa diseñadora de escenografía y personajes para teatro y cine. Lo primero que quisimos saber fue cómo se sumó al circo. “Cuando Cirque decidió iniciar el proyecto Joya en México, formé parte del equipo de creación y permanecí ahí por dos años. Luego me integré al mundo del circo en tour, donde ya tengo un año viajando con esta última producción: OVO”.

Su experiencia en espectáculos folclóricos en México y festivales fue su principal escuela. Asimismo, ha participado en algunos proyectos independientes. Y actualmente, junto con dos personas más, resguarda aproximadamente 50 elementos de utilería, velando por su mantenimiento, reparación, transporte y almacenamiento.

Sobre su experiencia le hemos hecho una serie de preguntas que responde de manera corta y concisa.

-¿Qué ha sido o mejor?

“Hacer lo que amo todos los días”.

-¿Lo más difícil?

“Estar lejos de casa”.

-¿El mejor recuerdo?

“Muchos, cada lugar que visitamos tiene algo especial”.

-¿La mejor enseñanza?

“La tolerancia”.

 -¿Cómo ha compartido su vida personal con tan importante responsabilidad?

“Pues de alguna manera tu vida personal ya está totalmente combinada con tu vida laboral. Vivir en tour es un poco perder esa división”. 

Junto a Victoria, en el equipo humano que da vida a esta producción, el cual está compuesto por aproximadamente 100 personas, le acompañan 7 hispanos más (2 mexicanas, 1 colombiano y 4 brasileños).

OVO: Un espectáculo que honra al ecosistema

Como buena admiradora del Cirque du Soleil, Victoria no tiene un montaje favorito, “creo que cada uno de los espectáculos tiene un mensaje distinto y un atractivo especial”.  En el caso de OVO, a su juicio, lo mejor de la obra y la razón por la cual la recomendaría es porque “tiene un mensaje muy claro de tolerancia y aceptación de las diferencias en una comunidad y nos muestra cómo es posible convivir en paz sin importar nuestra procedencia, gustos, actividades o aficiones”.

Y es que efectivamente juega con las emociones de los presentes en un derroche de energía y movimiento a través de un espectáculo visual que honra el ecosistema. Ovo es la historia de una tranquila colonia de insectos a la que un día llega, desde lejanas tierras, un mosquito azul con un misterioso huevo a cuesta, alborotando el ambiente al enamorarse de la mariquita. El mosquito es enfrentado por el Maestro Flipo, encargado de mantener el orden en este mundo caótico. Es así como el huevo se convierte en el hilo conductor del espectáculo, representando el enigma y los ciclos de vida de los habitantes de este ecosistema. Los insectos trabajan, se divierten y se enfrentan, mientras buscan el amor en un mundo por momentos bullicioso y otros de mucha quietud.

Para Victoria, “lo que sucede dentro de esta historia representada por diferentes insectos es que a pesar de que son diferentes aprenden y descubren cómo vivir mejor, cómo relacionarse dejando como mensaje la importancia de la tolerancia; es una obra orientada a la familia, con una temática que me recuerda la integración de vivir en armonía”.

La producción que se estrenó en Montreal, Canadá, en 2009, bajo la dirección de Deborah Colker, tiene música en vivo, del brasileño Berna Ceppas, quien se inspiró en la música de su país e integró una orquesta de brasileños que ejecutan melodías fusionadas de folk, pop y la samba. Está recomendada para toda la familia y se presentará en la ciudad de Hamilton del 7 al 11 de junio, en el First Ontario Centre.

El Cirque du Soleil, nació en 1984 y se considera el gran modelo del nuevo circo con un enfoque teatral y lo mejor, sin animales. Cuenta con 40 espectáculos con los que ha visitado más de 250 ciudades. Tiene su sede en Saint-Michel en Quebec.

Victoria Ortiz Flandes: “Cirque du Soleil me ha permitido hacer lo que amo todos los días”