Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

FICHA TÉCNICA

Director: Martin Scorsese

Guión: Jay Cocks

Fotografía: Rodrigo Prieto

País: Estados Unidos

Año: 2016

Elenco:  Andrew Garfield, Adam Driver, Liam Neeson, Tadanobu Asano, Ciarán Hinds.


LA HISTORIA


La carrera cinematográfica de Martin Scorsese ha estado íntimamente asociada a la temática de las mafias, sin embargo, en la mayoría de sus personajes existe una necesidad de redención en la que hay un dilema moral interno acerca del bien y el mal. Recordemos algunas de sus películas:  Taxi Driver (1975), Last Temptation of Christ (1988), Goodfellas (1990), Casino (1995), Gangs of New York (2002). La constante en todas estas películas es que su personaje principal se encuentra en una especie de búsqueda moral y espiritual.

En Silence, Scorsese retoma esta temática pero ahora lo hace directamente a través del concepto de la fe de una manera abierta pero a la vez compleja, cruda, introspectiva y casi desoladora. Pero ¿qué es lo que nos plantea Silence a lo largo de sus casi tres horas de duración? Bueno, la historia está basada en los intentos por la evangelización del lejano oriente en el siglo XVII y gira en torno a los padres Rodrigues y Garupe (interpretados por Andrew Garfield y Adam Driver respectivamente), ellos son dos sacerdotes jesuitas que al enterarse de que su  mentor, el Padre Ferreira (Liam Neeson), ha apostatado debido a las torturas recibidas, deciden viajar a Japón en busca de noticias suyas y además continuar con la evangelización de ese país. Pero lo interesante de la historia es que ese viaje se convertirá en un viaje emocional y espiritual en el que ambos padres deberán replantearse y sobre todo cuestionarse su fe pues aparte de poner en riesgo su vida conocerán el terrible sufrimiento derivado del martirio físico y espiritual además del agotamiento mental que este implica. Da la impresión de que en algún momento de su vida, siendo pequeño Scorsese, pudo haber entendido que una vida buena tal como la predican los evangelios pareciera ser adecuada solamente para seres especiales (santos y mártires) y no para el hombre común de la calle.

En algún punto de la historia ambos personajes se separan y desde ese momento seguiremos al padre Rodrigues en una búsqueda más interior que exterior. Poco a poco, debido al agotamiento y a las situaciones extremas que le toca vivir, Rodrigues empieza a cuestionar sus creencias. Si por un lado no deja de tener fe, la certeza que sustentaba a ésta se va diluyendo poco a poco creando así un estado de ansiedad que lo sume en la confusión y el delirio. Y entonces se van presentando los cuestionamientos: ¿Qué sentido tiene su sufrimiento?, ¿hasta dónde vale la pena el sacrificio?,  ¿es moralmente válido sacrificar la dignidad humana a cambio de mantener viva la esperanza de ganarse un supuesto Paraíso después de la muerte?, ¿qué acto de amor sería más grande; salvar vidas humanas o abrazar la imagen de Jesús?   Estos y otros dilemas que nos plantea el filme de Scorsese más todos los demás ingredientes (actuaciones, ambientación etc.), hacen de Silence una película que deja de ser una historia religiosa para convertirse en un planteamiento acerca de la fe.

Un detalle interesante es que cuenta con una banda sonora para hacerla más acorde al título del filme pero lo que realmente hace alusión al título es un aspecto inquietante y muy difícil de digerir que prefiero no contar aquí para que el espectador lo descubra por sí mismo y pueda estar en condiciones de emitir su propio punto de vista.

Técnicamente Silence es impecable y muy bien ambientada. El casting es el adecuado, las actuaciones muy buenas y algo que vale la pena destacar es la magistral fotografía  a cargo del cinematógrafo mexicano Rodrigo Prieto quien mereció una nominación al Oscar por este trabajo.

Para finalizar tengo que decir que Silence debe verse con una mentalidad abierta, analítica y razonable.  Aquí  dejo una  de las reflexiones que en algún momento dado se plantea el padre Rodrigues mientras piensa en el sufrimiento aceptado estoicamente por los campesinos y pescadores: “el martirio puede acercarte a Dios o alejarte de él hasta perderlo. ¿Será el martirio instrumento que glorifique a Dios o mi vergüenza?”


Ricardo González

Silence