Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Enero, 2016.- "La verdadera amistad resiste el tiempo, las distancia y el silencio"... Isabel Allende.

La amistad es una relación formada por una combinación de valores y principios parecidos y compartidos y mantenida por una mutualidad de afecto, respeto, solidaridad y entrega. Para un amigo, deseamos lo mejor, ofrecemos apoyo para el logro de sus metas y lo escuchamos y alentamos en sus momentos difíciles.

Las primeras lecciones sobre la amistad las encontramos en nuestro hogar. Durante los años formativos, observamos como nuestros padres y familiares crearon y mantuvieron amistades. Familiares de gran significancia emotiva sirven de modelos e influyen en nuestro aprendizaje sobre la amistad. De niña, observaba cuando mi madre llamaba, invitaba o salía a visitar a sus amigas y podía notar su satisfacción y contento al comunicarse con ellas, al dedicarle tiempo a la amistad. Las lecciones continúan durante la trayectoria de la vida. Por ejemplo en mi adultez observé y aprendí de Liz, esposa de mi hermano, cómo tener una amistad con mascotas. Ella profesa dedicación, protección y amor a sus animales.

El formar y desarrollar amistades nos da la oportunidad de compartir nuestras alegrías, ofrecer nuestra amabilidad y empatía, demostrar nuestra lealtad y sinceridad con respeto, de dar y recibir amor. Al contar con amistades queridas atendemos nuestra necesidad vital: el conectarnos. Necesitamos pertenecer a un vínculo conocido, esto no sólo contribuye a la salud mental y al auto-valor, sino también a la salud física; sistemas tales como el digestivo, inmune, vascular, endocrino y muscular funcionan a un nivel superior. Al disfrutar de amistades, creamos una serie de compuestos químicos saludables, tales como oxitocina y  endorfinas, que fortalecen al sistema inmune y nos protegen de infecciones y enfermedades. De esta manera, el invertir tiempo en forjar y fortalecer una amistad, un interés genuino sin retorno calculado,  produce un retorno que no tiene precio. Lo opuesto es el aislamiento. Aunque el aislamiento temporal es necesario para recuperar energía luego de pasar episodios arduos de trabajo o pérdidas emotivas, el aislamiento prolongado no provee ninguna recompensa.

¿Existe un esquema para iniciar, explorar y mantener la amistad?

El esquema recomendado para iniciar, explorar y mantener una amistad  es el de estar presentes, prestar atención y apreciar la presencia del otro. Además de atender, es importante evaluar cómo nos sentimos en compañía de la otra persona. Nos debemos preguntar qué pensamientos tenemos en ese momento, sobre mi auto concepto y sobre la otra persona. Qué emociones siento (positivas, negativas e indefinidas), cuánto tiempo quiero estar con esa persona, qué es lo que admiro y respeto de ella y si  estoy cómodo o incómodo.

Barreras

Tener poco amor y respeto a uno mismo. Esto se manifiesta por medio de pensamientos negativos y emociones dolorosas en relación con la persona con quien intentamos crear una amistad. Estas barreras aparecen cuando uno desea más, o algo diferente de lo que está sucediendo en el momento. Por ejemplo, la persona con quien usted quedó en encontrarse en un lugar está atrasada. Pasan 10 minutos de la hora acordada y usted no recibe ninguna indicación del motivo por el cual no llega todavía (no recibe mensaje, e-mail o llamada). En ese momento, naturalmente se siente perpleja. Si usted no se ama y respeta lo suficiente puede volcar el momento en:

Emoción: miedo de ser ignorado.

Pensamiento: Idea distorsionada: esta persona piensa que no valgo.

Sentimiento reactivo: ira, dolor y humillación.

Plan de acción negativo y de estancamiento: resentimiento duradero y tal vez desprecio hacia el otro.

Recomendaciones

Una amistad comienza con un interés y curiosidad genuina en querer conocer a una persona. Para hacer crecer una amistad es importante conocerse a uno mismo. Abrace su historia con veracidad, respeto y aceptación. Haga una lista de atributos que usted posee y sepa lo que puede ofrecer y compartir en una amistad. Conozca, mantenga  y cuide sus linderos fronterizos de privacidad tanto emocionales, físicos, sexuales y espirituales. Esta práctica es conducente a establecer linderos de mutualidad saludable.    


 Patricia Grunauer Spinner

La amistad