Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Israel Valderrama: Piernas de acero que inspiran esperanza sin límites

Abril, 2015.- Hace 60 años, un joven colombiano tomó su bicicleta para emprender un viaje de 25 mil kilómetros hasta este país que hoy es su hogar. Su nombre es Israel Valderrama y su maravillosa travesía está plasmada en Piernas de Acero, libro que recientemente ha sido editado en inglés bajo el nombre Boundless Hope (Esperanza sin Límites).

Contento y lleno de orgullo por esta nueva edición que llegó a sus manos el 23 de marzo, Israel comenta que quiso publicar estas memorias en inglés para que muchas más personas puedan conocer su historia y ser inspirados por la misma.

“Criado por Dios y por la gente buena”, como el mismo dice, este hombre quedó huérfano de padre y madre a corta edad, pero nada limitó su capacidad de soñar y cumplir sus sueños. Fue así como un intenso deseo se le sembró en su corazón: asistir a un encuentro internacional del movimiento scout (al cual pertenecía) en Niagara on the Lake, Canadá. A los 28 años, sin los recursos económicos ni alguien que lo patrocinara, pero con la determinación de llegar a esa reunión tomó un mapa para ver la ubicación de su objetivo. Una vez con su recorrido, sin ser ciclista profesional, se montó en su bicicleta y partió en una hazaña que muchos tildaron de locura.

9 meses y 12 días duró la aventura de este joven. Pasó por toda clase de experiencias como hambre, frio y calor inclemente, enfermedades, barreras con el lenguaje, una picadura de serpiente y hasta ser encarcelado en Panamá por no tener documentos, ya que los perdió al naufragar viajando de Colombia a Panamá en una lancha. Pero ninguna de estas experiencias le impidió alcanzar su meta.

Para sobrevivir y financiar su viaje, Valderrama daba charlas en escuelas de los diferentes países que recorrió pedaleando y así recibía donaciones que utilizaba para alimentarse y poder tener las suficientes fuerzas de seguir adelante.


Agrados y sinsabores

De una experiencia como esta, sin duda quedan recuerdos, enseñanzas y muchas anécdotas, pero lo que más marcó la vida de este aventurero fue descubrir el “fantástico sentido de supervivencia que tenemos los humanos, la belleza y majestuosidad de nuestra naturaleza y la importancia de lo simple”, señala complacido mientras pasa las páginas de una libreta que conserva donde hay anotaciones y muchos sellos de los diferentes países que pasó en su recorrido.

Pero el viaje también dejó ciertos sinsabores. Recuerda con tristeza que una vez en Niagara, ya en el encuentro de jóvenes scouts que le motivó a viajar, el oficial encargado del grupo proveniente de Colombia, no creyó la historia del viaje de Israel y lo dejó con la palabra en la boca sin permitirle unirse a su delegación en la cual pensaba que sería bien recibido. Sin embargo Morgan, un scout americano, se le acercó y lo invitó a unirse a su campamento. Horas más tarde fue recompensado por la humillación que le causó su compatriota al ser escuchado por la gran cantidad de scouts allí concentrados y además ser condecorado por su proeza.


Cambió de ruta

Una vez en Canadá, y sin que ese fuera su objetivo, se quedó en esta tierra. Le ofrecieron un empleo y decidió experimentar. Más tarde, en un viaje de visita a Colombia conoció a Argelia y se propuso traerla para compartir su vida con ella, desde entonces comparten alegrías y retos superados bajo un matrimonio que les ha dado 3 hijos y 4 nietos. “Argelia es mi madre, mi esposa, mi amiga y mi compañera, ella es todo para mí”, dice Valderrama con gran orgullo desde su hogar en la ciudad de Burlington.

“Mi corazón es colombiano y canadiense. Nací en Colombia, pero Canadá me acogió y tengo 60 años en este país”. Israel, a sus 88 años, quiere ser recordado como un ciclista amateur que con su historia de vida ha ensenado e inspirado a grandes y chicos. La histórica bicicleta que hizo posible este sueño, hoy en día se exhibe en el museo de Niagara on the Lake.

El tiempo es corto cuando la conversación es amena, la grata conversación llega a su fin y al despedirse quiere llevarle un mensaje a los lectores de Presencia Latina: “De la mano de Dios, el que es honesto va siempre adelante, la honestidad no tiene precio”.

Para conocer más de este particular ser humano y su fascinante aventura con lujo de detalles, les invitamos a leer sus libros, bien sea en español o en inglés, recordando además que el 23 de este mes se celebra el Día Internacional del Libro.




Luz Marina Hernández