Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Diciembre, 2014.- Por ya casi una década, la familia Do Carmo, unos inmigrantes de Venezuela, han construido como hormigas una empresa al servicio de la ciudad de Hamilton.

Para muchos puede ser un golpe de suerte de esos que tal vez algunos que llegan buscando oportunidades esperan, pero lo cierto es que esta familia tiene el mejor socio que cualquier empresa quisiera tener y es a Dios, así lo asegura el señor Idalecio.

“Se requiere de mucha Fe y confianza en Dios para alcanzar lo que se anhela. Cuando crees en Él, te encomiendas a Él, le pides que te ilumine y guie para que cualquier proyecto que tengas, si es su voluntad, se dé. Con Dios todo, sin Él nada. Sí, es complejo, pero no imposible. Si te propones a conseguir tus metas, a trabajar con pasión en lo que haces, a tocar puertas, a no desmayar, por seguro Diosito te ayudará”, comenta agradecido.

Más que un negocio, una escuela de vida

C&DC Orthopaedics Services es una empresa de servicios ortopédicos y de salud, a la que llegaron de manera “causal”. Recuerda Idalecio que María, su esposa, fue determinante porque estaba en el lugar indicado en el momento indicado.
“Siendo ella Gerente de un Tim Hortons, me presenta al dueño anterior de la que es ahora nuestra empresa, quien iba constantemente a tomar café. Nos conocimos, hicimos buena química y casi que enseguida me propone comprarle el negocio, a lo que María me animó y me apoyó para echarle ganas a la propuesta y desde entonces ha estado trabajando conmigo en la administración de la empresa, tomando un rol muy importante”.

Y aunque al principio fue muy complejo y duro debido a la adaptación no sólo como nuevos propietarios sino también a las leyes canadienses, en la actualidad para Idalecio y su familia la gran satisfacción es ver las caras de felicidad de sus clientes cuando les entregan alguno de los equipos que requieren o reciben un servicio especial. Especialmente aquellos que pensaban que no podían obtenerlo por el simple hecho de desconocer que existen ayudas del gobierno, como el Programa de Aparatos de Asistencia, ADP (por sus siglas en inglés), el cual les da el beneficio de pagar sólo el 25% del
costo del producto.

Hoy en día, C&DC Orthopaedics Services, se expande en el mercado con la pronta inauguración de C&DC Pharmacy, que se llevará a cabo el día 27 de diciembre. Para el 2015 planean seguir creciendo con otros proyectos grandes, siempre de la mano de lo que consideran como su gran valor agregado: brindarle a sus clientes con cariño, dedicación y responsabilidad la orientación completa sobre lo que requieren, la cual va desde explicarle los beneficios que el gobierno brinda para la adquisición de equipos (a quienes apliquen), hasta la posibilidad de elegirlos conjuntamente con el terapista asignado, ello con el fin de que siempre queden satisfechos con la compra adquirida.

Esta empresa, más que un negocio, es también la gran escuela de vida de la familia Do Carmo, ya que es para ellos un diario aprendizaje humano que los enriquece como personas. “Ha sido grandioso, porque en este medio de la salud, veo a diario a personas con discapacidades tanto físicas como mentales y eso me ha enseñado a ser más sensible al dolor humano, a valorar más la vida, a agradecer a cada rato a Dios y dejar de quejamos por tonterías cuando hay tanta gente con padecimientos grandes, por las cuales siento un gran respeto”, expresa Idalecio.

Detrás de un gran hombre

… Hay una gran mujer. Así dice el dicho que se aplica perfectamente a la vida de Idalecio. Y es que su esposa, María Auxiliadora Giovannetti, es el pilar del hogar de los Do Carmo, el cual se ha construido con el corazón, paso a paso, entre la dificultad y la fe. Idalecio, de manera agradecida define a María como “mi compañera de 27 años de casados, más 8 de novios (risas). Ella es mi mejor amiga, la madre de mis hijos, es la que me calma en momentos críticos, la que dialoga constantemente, es alegre, es una luchadora incansable, la que me ha ayudado y apoyado en cada proyecto que emprendo, la que como ella misma dice, le da jarabe de lengua a los muchachos. Es la balanza de la casa”.

Tienen tres hijos, María Auxiliadora, Manuel José y Luis Manuel. La hija mayor, la princesa de su padre, la niña de la casa, mejor conocida como “Auxi”, es una mujer enérgica, alegre, decidida y carismática. Fue nombrada este año como la Embajadora de las Higienistas Dentales de la región de Hamilton Wentworth, pertenece al Rotary Club de Oakville West, colabora con varias asociaciones en la comunidad y también trabaja en el negocio. Manuel José es un muchacho de carácter decidido, pero a la vez reservado, muy observador, inteligente y respetuoso, capaz de afrontar situaciones tensas en el negocio conjuntamente mientras avanza en sus estudios de Contaduría en la Universidad Mc Master, los cuales próximamente culminará. Él es la mano derecha en la empresa, a la cual ha traído nuevas ideas y proyectos. Y por último Luis Manuel, el chiquilín de la casa, vino a traer más alegría al hogar después de trece años, es chistoso, alegre, divertido, inteligente como sus hermanos, es el compañerito de su mami, estudia en 6to grado, es amante del soccer y va excelente en sus estudios. Así describe a cada uno su padre.

La familia Do Carmo se siente orgullosa de ser venezolana, de sus raíces y cultura, a la que llevan en el alma y le eriza la piel cuando escuchan el Himno Nacional, un joropo o una gaita. Como venezolanos les duele por el momento de diferencias complejas por las que pasa su país y aunque no ven cercano el día de volver del todo, llevan en la sangre el amor por su tierra.

Ejemplo a seguir

Como un líder emprendedor y visionario que le sirve a una comunidad que lo respeta y apoya por su excelente labor, se ha levantado Idalecio, quien además es la cabeza amorosa y sabia de su hogar. Sin duda, su ejemplo de vida invita a los latinos luchar por sus sueños desde la honestidad, educándose y adaptándose con respeto a las normas y leyes de esta sociedad que tiene espacio para todos; a trabajar con alma, mente y corazón, a armarse de paciencia y acrecentar la fe en Dios como él lo ha venido haciendo desde que sembró la semilla de una empresa que hoy en día se abre caminos a punta de trabajo y amor.



Lina María Ramírez

Idalecio y María Do Carmo: “¡Con Dios Todo, sin Él nada!”