Mayo, 2017.- Sentir cansancio, fatiga, dolores crónicos, son síntomas que cada vez se vuelven más frecuentes en nuestra sociedad. No es raro escuchar  el paciente que manifiesta dolores generalizados con cansancio a veces inexplicable que con el paso del tiempo se vuelve incapacitante. Podemos ir a nuestro medico esperando una solución o al menos un alivio a este problema y encontrarnos con respuestas y  tratamientos desconsoladores.

La Fibromialgia (FM) y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) son enfermedades crónicas que han venido en incremento en los últimos anos. Las dos enfermedades son diferentes pero tienen síntomas compartidos, similares que hacen difícil el reconocimiento de ellas. También las dos enfermedades pueden coexistir en un paciente.  Por esto la importancia de conocer otras causas de síntomas de fatiga y dolor.

La FM es un trastorno que se asocia con dolor crónico generalizado, fatiga, problemas de la memoria y cambios de estados de ánimo. Otros síntomas pueden ser dificultad para dormir, rigidez en la mañana, dolores de cabeza, periodos menstruales dolorosos, falta de memoria o dificultad para concentrarse, sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos o pies. Personas con algún tipo de artritis, osteoartritis o lupus pueden presentar asociadamente este trastorno. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, sin embargo también hombres y niños pueden presentarlo. La edad promedio en la que se empiezan a manifestar los síntomas es entre los 30 y 50 años de edad. La fibromialgia no representa un riesgo para la vida del paciente y no ocasiona daño muscular, ni articular. Con el paso del tiempo los síntomas pueden cambiar ya sea mejorar o empeorar pero usualmente en un periodo de 10 años aunque el paciente siga con síntomas puede mostrar mejoría.

Las causas de la FM no son claras, pero se cree que se debe a una función anormal del sistema nervioso central, que ocasiona que una persona sienta el dolor de una manera más intensa de lo que realmente es. Es decir que el dolor de un evento o situación en una persona sin FM pueda ser imperceptible o muy ligero, mientras que para el que tiene FM el dolor se hace intenso. Se ha visto relación entre la FM y pacientes con antecedentes traumáticos o periodos de sufrimiento y estrés emocional prolongados. También se ha hablado de la posibilidad de un factor hereditario o genético como causante de esta enfermedad, y personas con antecedentes familiares de FM tiene una mayor probabilidad de desarrollarla.

El diagnóstico de la FM no es posible a través de pruebas de laboratorio ni radiografías u otros análisis. Se hace basado en la historia clínica del paciente, y un minucioso examen físico a cargo del médico tratante.

El tratamiento de la FM requiere de un trabajo en equipo, es decir interviene el médico familiar o el reumatólogo junto con otros profesionales que conozcan del manejo de estos pacientes. Aquí las terapias alternativas juegan un papel importante, debido a que como no es posible detectar algo en los laboratorios es difícil su manejo solo con medicina convencional. Por esta razón el hacer una evaluación de la parte física y emocional del paciente es VITAL para poder llegar a la detección de la enfermedad y asi manejarla adecuadamente obteniendo resultados que favorezcan al paciente y alivien su dolor.

La FM requiere de una mejor alimentación, cambios en el tipo de trabajo desempeñado, ejercicio bajo supervisión de un profesional, dormir adecuadamente mientras sea posible (a veces el dolor no lo permite), y seguir las instrucciones de su médico tratante y demás profesionales a cargo de su salud.

Síndrome de Fatiga Crónica (SFC)

Por su parte el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), es un cansancio intenso y continuo que no se alivia con el descanso y no es causado directamente por otras enfermedades. Se ha visto que El virus de Epstein-Barr o el virus del herpes humano tipo 6 (HHV-6) podrían tener una relación con esta enfermedad. Sin embargo, no se ha identificado ningún virus específico como la causa. Otro factor relacionado es la presencia de una inflamación en el sistema nervioso, debido a una respuesta defectuosa en el sistema inmunitario. La edad, una enfermedad previa, el estrés, factores genéticos y factores ambientales también podrían estar asociados como causa del SFC. Este Síndrome se presenta con mayor frecuencia en mujeres entre los 29 y 35 años de edad.

El síntoma principal del SFC es una fatiga profunda y persistente (cansancio extremo), la cual empeora después del ejercicio físico o mental. Este cansancio es descrito por el paciente como “nuevo”, dura al menos 6 meses, no se alivia con el reposo, se empeora en posición vertical, limita la actividad diaria. También el paciente puede manifestar que luego de dormir suficiente tiempo no se siente descansado, falta de memoria, problemas para concentrarse, confusión mental, dolor-inflamación-enrojecimiento en algunas articulaciones, dolores de cabeza crónicos, fiebre, dolor y debilidad muscular, dolor de garganta, ganglios en el cuello y axilas que son dolorosos.

El diagnostico de esta enfermedad se hace al descartar otras condiciones que producen síntomas similares, esto hace que se llegue al diagnóstico después de muchos laboratorios y análisis que pueden arrojar un resultado normal. Mientras tanto los síntomas de dolor y fatiga se incrementan y dificultan cada vez más la vida diaria del paciente, llevándolo al abandono de su trabajo o sus actividades diarias. Esto además genera trastornos emocionales depresivos, ansiosos, estrés que complican aún más al paciente.

El tratamiento para el SFC consiste en el alivio de los síntomas y manejo de complicaciones como son la depresión, aislamiento y efectos secundarios de medicamentos convencionales que son usados para el manejo de la depresión, ansiedad, dolor, trastornos del sueño. En el SFC, el ejercicio puede ser perjudicial para el paciente, por eso debe ser bajo vigilancia estricta del profesional de salud. Al igual que la FM, el paciente con SFC requiere de manejo integral por parte del médico tratante y demás profesionales de terapias alternativas. Los grupos de apoyo para manejar estos pacientes son de gran ayuda para no permitir el aislamiento de estos pacientes mientras el dolor y la fatiga lo permitan.

Es importante que un paciente busque a un profesional de la salud cuando un síntoma de fatiga o cansancio se vuelve prolongado, o se torna más intenso de lo que se esperaría. También cuando un individuo presenta un trastorno emocional-estrés-traumático prolongado o intenso debe buscar ayuda porque el cuerpo y la mente funcionan en UNIDAD, y en algún momento el daño de uno de los dos terminará afectando al otro.



Alexandra Aponte. MD (Col). DHMHS
Integrative Health-Homeopathy

Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica

​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada.