​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Junio, 2017.-  El pasado sábado 6 de mayo la ciudad de Hamilton acogió el Encuentro Anual de Mujeres Latinas, donde mujeres radicadas en Toronto, Hamilton y Chatham-Kent, se reunieron para compartir un día lleno de grandes sorpresas, alegrías y crecimiento personal.

Este espacio creado hace ya casi 5 años en Toronto por iniciativa de mujeres hispanas recién llegadas con el apoyo incondicional de Becoming Neighbours, programa que acoge recién llegados y refugiados, bajo el acompañamiento de diferentes congregaciones y comunidades religiosas, se ha ido extendiendo a diferentes lugares.

Gracias a también a Noreen Allossery-Walsh, religiosa de la comunidad de las Hermanas Ursulinas, las mujeres se han fortalecido compartiendo sus anhelos, sueños, alegrías, pero también sus  tristezas, frustraciones y momentos difíciles a los que deben hacer frente.

A través de estos encuentros (cuyas reuniones se lleva a cabo cada mes) se han comprometido con ellas mismas para llenarse de esperanza y motivación en el proceso de reconstruir y transformar sus vidas en un nuevo país.

En tal sentido, han unido sus talentos, mucho de los cuales algunas desconocía tener, para desarrollarlos, utilizarlos, pero sobretodo ponerlos al servicio de los demás, entendiendo que cada quien tiene la responsabilidad de desarrollarlos, venciendo la barrera de no utilizarlos por miedo.

 

Conociendo su visión y objetivos

De manera muy creativa, los grupos de cada ciudad hicieron una presentación para explicar su visión y sus objetivos.

El grupo de Toronto elaboró una manta que representa el viaje emprendido por cada una hacia este país. En esa manta están plasmadas esperanzas y sueños de poder encontrar un lugar donde sus voces sean escuchadas, un lugar de paz y libertad de expresión, donde se puede caminar más seguros. Los retazos de tela representan un pedacito de cada una de ellas, retazos que juntos expresan la felicidad de haberse encontrado y las puntadas representan cada problema superado.

Por su parte el de Chatham-Kent,  aportó el alegre “Baile de la semilla”, cuyo mensaje central, refuerza el ideal de todas: “sembrar amor por donde vayas”.

Y el grupo de Hamilton, a manera de cuento, narró su experiencia en este caminar a través de una hermosa historia. “Mujeres que se tomaron de las manos para emprender el viaje. A veces a buen paso, en otros momentos más rápido, a veces esperando a una que se cayó o a la que tarde llegó”, expresa parte del cuento en el que también enaltecen los talentos de cada una de ellas: “Hemos conocido educadoras que tejen sueños y danzan con alegría, doctoras y enfermeras que ayudan a sanar con su amor y ternura, y como no nombrar la sicóloga que nos orienta con su sabiduría. En esta gran reunión de talentos, tenemos manitos creativas, que restauran, diseñan y realzan la belleza. Artistas que pintan la vida de los más brillantes colores, y entre ellas la pintora maestra que enseña a otras el don de trazar alegría por dónde camina. Mujeres que cocinan sus sueños y hornean ilusiones y no olvidando a aquellas que con sus abrazos nos acomodan el alma y escuchan con amor nuestro corazón”.

Al final de la productiva jornada, las asistentes concluyeron en que los sueños se cumplen trabajando en equipo e incluyendo a Dios en los planes sin importar cuál sea el destino final, pues siempre de principio a fin estamos sostenidos de la mano de Jesús y María.

 

“No están solas”

Definitivamente se vivieron momentos muy especiales, pero uno de los más emotivos fue cuando unieron sus voces en una canción de esperanza para las mujeres de los grupos del Perú, con quienes tienen estrechas relaciones gracias a los lazos de amistad y apoyo que brinda la Comunidad Ursulina en ese país. Este gesto de amor es un mensaje por todas las dificultades que han atravesado por las inundaciones en meses pasados.

Se hizo también un reconocimiento especial al liderazgo mostrado por Johana Coronado, radicada en Hamilton, quien ha sido gran apoyo desde los inicios de los grupos en Toronto y Hamilton, y quien con su entrega ha logrado la unión con las mujeres de Chatham- Kent.

Como palabras de agradecimiento Johana recordó que cuando iniciaron eran un grupo de mujeres que sembraban con esperanza, ahora con alegría esa semilla ha dado fruto. “Mi sueño en 5 años es ver más grupos en otras ciudades, que se unan para apoyarse y crecer en el servicio a los demás. Nosotras somos portadoras de un amor que ha cruzado fronteras para encontrarse con otros, con otras, con el prójimo. Es por eso que este amor Dios lo bendice porque es parte del amor que él nos tiene. A aquellas que se sienten solas o que están recién llegadas, déjense abrazar por el Amor que Dios a través de esta comunidad les quiere regalar. No están solas”.

El próximo encuentro anual se llevará a cabo en Toronto.









PRESENCIA LATINA RADIO


ESCÚCHANOS

 DOMINGOS 12-2 PM

101.5 FM

Mohawk College 




Encuentro anual del Círculo de Mujeres Latinas