​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Marzo, 2017.- A propósito del Día Internacional de la Mujer

Desde la Grecia clásica hasta nuestros tiempos más recientes, filósofos, poderes sociales y religiosos, han ejercido la deshumanización de las mujeres  en una misoginia atroz.

La mujer fue considerada inferior e inútil, disminuida, tratada  sin una pizca de respeto, para muestra, un renglón: "La mujer es, reconozcámoslo, un animal inepto y estúpido aunque  agradable y gracioso." (Erasmo de Rotterdam).

El fin de la frase no mejora la idea y como ésta, muchas otras manifestaciones de aborrecimiento al género femenino, fueron más que una ofensa, un acicate que llevó a la mujer a superarse hasta el nivel alcanzado hoy día, donde a cielo abierto vuela libre, ignorando los últimos vestigios de machismo que por ahí aún quedan.

Todavía hay individuos machistas, pero son aquellos que no se han dado cuenta que la inteligencia, la sutileza y la educación, superaron hace tiempo al pensamiento de la barbarie.  Es justo decir también, que un buen número de hombres parecieran subestimar a la mujer en cuanto a su capacidad y fortaleza; pero en este caso particular, su actitud ante ella, significa admiración, amor y respeto por la gracia femenina, se esmera en protegerla; teme que el mundo le haga daño.

“¡Y ella es tan débil y tan inocente! Solo tiene cuatro espinas insignificantes para defenderse contra todo el mundo...” (El Principito,  Antoine Saint Exupery).

En todo caso, la mujer antes en la sombra, detrás del trabajo realizado junto al hombre, desprovista de reconocimiento alguno, rompió amarras y  poco a poco desplegó dos alas fuertes y poderosas para ser arte, ciencia, cultura, tecnología,  y figura de primer plano en cualquier área del ámbito social y laboral.

La mujer pudo al fin, ser todo lo femenina y auténtica que su naturaleza venía demandando desde hacía siglos. La mujer se encuentra a ella misma y disfruta logrando metas sin pretender ser como el hombre, se conoce y se ama con sus atributos femeninos; no sólo los acepta, sino que los realza.   No quiere luchar contra el hombre, sino junto a él. No quiere parecerse al hombre, le da su espacio, y a su vez exige libertad para ser auténtica sin objeción.

El feminismo es el mismo río, pero con otras aguas, es "la doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres." Pues si las mujeres hemos exigido respeto, también nos corresponde respetar el pensamiento de otras mujeres que han elegido medirse con los hombres,  retarlos y superar sus capacidades; son mujeres que se sienten iguales o superiores a ellos.

El caso femineidad-feminismo, ofrece mucho campo para debatir y no es este el lugar, pero sí decir que la mujer por fortuna no es como el hombre, no es mejor ni peor, es sólo diferente. Femenina es quien acepta su femineidad y la destaca, y feminista es quien centra su acción y pensamiento en enfrentar, igualar o superar al hombre. Se siente que puede ser lo que quiera ser, sin limitante de su género.

En todo caso, colocamos  algunos pensamientos  atribuidos  nada menos que a pilares de nuestra civilización, desde cuyas cimas debieron elevarse femeninas, feministas, y la sociedad occidental entera.

"La hembra es hembra en virtud de cierta falta de cualidades". (Aristóteles 384-322 a.C).

“La mujer es, reconozcámoslo, un animal inepto y estúpido aunque agradable y gracioso".  (Severo Catalina (1832-1871)

"¡Oh, qué plaga, qué aburrimiento, qué tedio es tener que tratarse con ellas mayor tiempo que los breves instantes en que son buenas para el placer!"  (Francisco de Quevedo, 1580-1645).

Según Platón (427 - 327 BC): "Son solo los varones los que han sido creados directamente de los dioses y reciben el alma. Aquellos que viven honradamente retornan a las estrellas, pero aquellos que son cobardes o viven sin justicia pueden haber adquirido, con razón, la naturaleza de la mujer en su segunda generación”. "Este progreso descendente puede continuar a través de sucesivas reencarnaciones a menos que se invierta. En esta situación, obviamente, son solo los hombres que son seres humanos completos y pueden esperar para el cumplimiento final, lo mejor que una mujer puede esperar es convertirse en un hombre”.

Buda. Se supone entre el 400 - 563 a. C: "Las mujeres, Ananda, son celosas; las mujeres Ananda, son envidiosas; las mujeres, Ananda, son estúpidas".

Pitágoras (569- 475 a. C): “Hay un principio bueno, que ha creado el orden, la luz y el hombre, y un principio malo, que ha creado el caos, las tinieblas y la mujer”.

“¿Vas con una mujer? No olvides tu látigo”- “Las mujeres tienen muchos motivos para avergonzarse; en la mujer hay mucha pedantería, superficialidad, suficiencia, presunciones ridículas, licencia, e indiscreción oculta”.  “Todo en la mujer tiene una solución: se llama embarazo”. “Hasta aquí hemos sido muy corteses con las mujeres. Pero, ¡ay!, llegará el día en que para tratar con una mujer habrá primero que pegarle en la boca”. (Friedrich Wilhem Nietzsche. 1844-1900).

En contraposición al pensamiento brutal, egoísta y machista, el pensamiento femenino es que los hombres son nuestros héroes, porque entendemos que son la  otra parte de la humanidad, en evolución al igual que la mujer, con sus defectos y sus maravillosas virtudes, y que el erróneo pensamiento machista se desmonta por si solo recordando a tantas mujeres extraordinarias, como Juana de arco, Cleopatra, Ana Bolena, Maria Curie, Teresa de Calcuta, Edith Piaf, Indira Gandhi, Emilia Pardo Bazán  y tantas  que llenan libros y millones de páginas en nuestra historia pasada y también en la actual. Mujeres, ¡no somos  bellas solamente! Un corto y merecido homenaje a la mujer de hoy, resaltar su valor extraordinario. Aquí una pequeñísima muestra de las mujeres que hoy trabajamos a cielo abierto.

Sally Ride (1951-2012), astronauta estadounidense. Primera mujer americana en viajar al espacio y la tercera en todo el mundo. Mary Jackson, ingeniera de la NASA. Rosa Ávalos, peruana, ingeniera aeroespacial. Verónica Burzio, chilena, bioquímica. Desarrolló un método para aniquilar las células cancerígenas sin causar daño al resto del organismo. Adriana Ocampo, colombiana, trabaja en un laboratorio de Propulsión a Chorro. Mayly Sánchez, física venezolana lidera un equipo en EE.UU. que estudia los neutrinos, cuyo objetivo es entender la composición del Universo. Herminia Pasantes Ordóñez, mexicana,  es una de las fundadoras del Instituto de Fisiología Celular y fundadora del estudio de la neuroquímica, y muchísimas otras que no hay espacio para nombrar.

El machismo, es una enfermedad mortal que portan los hombres, pero que mata a las mujeres; sin embargo, juntos  somos amor, continuación de humanidad.  Felicitaciones a nosotras las mujeres. ¡Honor a quien honor merece!  ¡Seguiremos volando en libertad!
 

Cada 8 de marzo

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora, también llamado Día Internacional de la Mujer, se celebra cada 8 de marzo para conmemorar la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

Esta celebración se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia. La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, que fue, en el mundo industrializado, un período de expansión y turbulencia, crecimiento fulgurante de la población e ideologías radicales. 

Fuentes consultadas: Wikipedia.Wikiquote. Womenpriests. BBC Mundo. 20minutos.es.Mujeres en la Historia.


                                                                                                                                   Ángel Mila

Ella vuela a cielo abierto