​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

El pozo de la fortuna 

Abril, 2014.- Aunque diversa, Latinoamérica comparte tradiciones, saberes, problemáticas y riquezas que pueden encontrarse en un lugar común. Para nuestra historia: Un pozo.

En la bella isla de San Andrés, Colombia, la comunidad del barrio Simpon Well espera desde 1991 la promesa del acueducto, ese año se dijo que llegaría el agua potable para toda la isla. Pero lo cierto es que, aún siguen ahogados en el desierto de la sequedad.

Una familia de este barrio cuenta con la fortuna de tener un pozo del cual no sólo se surte, sino que también se lucra. "A 300 pesos la 'pimpina' (balde) de agua". Se necesitan 20 pimpinas diarias para una familia promedio.

Caso similar ocurre en Ayacucho (Perú) pero no por la escasez de agua propiamente. Más bien se trata de un golpe de suerte de una familia de este lugar, a la que un día el hallazgo de una mina de plata en su vivienda le hizo sonreír más de lo normal. Ese es su pozo de la fortuna igual que para la familia sanandresana en mención.

Los vecinos del lugar aunque se encuentran en una zona productora de plata, no cuentan con una en sus viviendas. Tienen que ir a las minas cercanas para trabajar en su explotación y devengar un salario.

Pero esta familia, cuyo apellido pidió tener en reserva, quiere su secreto bien guardado, aunque muchos ya especulan sobre el mismo. Cada vez que hay alguna necesidad la señora va a la zona donde se ubican los compradores del metal y cambia gramos de plata por dinero. El patio de la casa es un pasillo a la mina. Allí están las vetas de plata.

En pleno siglo XXI lo que parecen cuentos de hadas para algunos es una maravillosa realidad. Si existen los pozos de la felicidad. Aunque solo se trate de una forma de subsistir.


Helen García