Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Octubre, 2016.- El principio de la humanidad ha estado regido por “la palabra”, las comunicaciones han sido determinantes para que exista paz o guerra entre los pueblos. Pero hoy en día la humanidad está pasando por una de las etapas más bonitas de su evolución, y es porque ya ha comprendido que la PALABRA posee un poder interno, que es activado por quien la produce, esto aunque parezca sencillo y elemental, a la hora de responsabilizarnos de este acto tan natural del ser, nos acarrea un grado alto de compromiso.

Hay muchas de las expresiones que se hacen automáticamente, porque se han aprendido en la infancia, y sin tener conciencia de las implicaciones que estas tienen, se repiten como “loros” sin saber lo que con ellas están creando. Por ejemplo hay personas que cuando les preguntan por su trabajo, mecánicamente te responden cosas como : “luchando, trabajando como negros, para ganar como blancos”, “cuidando el trabajito, porque está muy dura la situación económica”, etc., expresiones como estás crean ataduras de tristeza y esclavitud, ya que el cerebro y el corazón en su infinita sabiduría saben que para ser felices es necesario amar y disfrutar la labor diaria, es así como vemos seres en sus puestos de trabajo con energías de amargura, tristeza y resignación, porque con su palabra han creado esto, inconscientemente se han metido en la cárcel de su palabra.

Veamos otros campos, como el de la salud, expresiones como. “Está dando un virus impresionante de gripa, y no demoro en contagiarme”, “yo tengo diabetes porque mi madre y mi abuela también la tenían”, etc. Atarse con creencias y expresiones de enfermedad hacen que el poder de la palabra active toda su magia sobre el cuerpo físico y se manifieste en él,  pero no hay algo que más moleste a una persona adicta a la enfermedad y los medicamentos, que decirle que él mismo es el creador de su enfermedad, ellos necesitan creer que es culpa de otros y que él es una víctima.  Hoy en día podemos ver por todas las redes sociales, información científica, sobre como el ser humano puede revertir celularmente una enfermedad, por medio de enviar palabras positivas de salud y visualizaciones de sanación a cada célula. Declararse con una enfermedad por linaje ancestral, es atarse a una cama antes de que llegue, no es que no existan, lo que digo es que hay que evitar que se manifiesten, si tu “CREES” que eres esa enfermedad, la creas con tu pensamiento y palabra.

Este poder de la palabra es un tema que así como crea dificultad, también crea estados de mucha felicidad, aprender a usarla con responsabilidad, nos permite ser libres del pensamiento colectivo, ya que las sociedades como tal también crean realidades, cuando todos los miembros que la componen se sincronizan con ciertas creencias limitantes, como por ejemplo, la violencia, la escasez, la corrupción etc., no es que no se den o no sean reales, es que cuando no te sincronizas con esas palabras, porque no crees en ellas o no te sientes correspondiente, además no las pronuncias, tú  mismo te excluyes de las consecuencias de la misma.

Es por esto, que yo creo que es importante responsabilizarnos por elevar la conciencia de lo que hablamos, porque eso es lo que crea mi realidad, y nadie la puede cambiar sino yo misma, así que la pregunta es: ¿qué no funciona en mi vida hoy en día? Por qué detrás de esa realidad hay unas creencias que te han limitado y tú mismo estás creando, ¿quieres cambiar tu realidad? Revisa que estás pensando y hablando.


Lina María Ramírez

 

El poder de la palabra