​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Desierto: El drama de alcanzar el sueño americano

Ficha Técnica

Director: Jonás Cuarón.

Guión: Jonás Cuarón y Mateo García.

Fotografía: Damián García.

Música: Woodkid.

País: México.

Elenco: Gael García Bernal, Jeffrey Dean Morgan, Alondra Hidalgo, Diego Cataño, Marco Pérez.

 
La Historia

En esta ocasión quiero hablarles del trabajo más reciente de Jonás Cuarón, hijo del laureado director mexicano Alfonso Cuarón, la película lleva por título Desierto, un thriller que se desarrolla precisamente en el desierto de Sonora por donde cruza la línea fronteriza entre México y Estados Unidos. La estructura de la historia es sencilla pero el fundamento en que se desarrolla es cruel pues trata del drama por el que en la mayoría de los casos tienen que atravesar los inmigrantes indocumentados en su azaroso viaje en busca del famoso y mal acuñado término; “sueño americano”.  La trama de la historia no es complicada y casi desde las primeras escenas se puede anticipar por dónde irá; Un inescrupuloso “coyote” (miembro de alguna mafia fronteriza) intenta cruzar en una camioneta de carga a un grupo de indocumentados hacia los Estados Unidos a través del desierto. Entonces la camioneta se descompone y más pronto que tarde el “dichoso” sueño americano comienza a convertirse en una interminable y brutal pesadilla cuando aparece en escena Sam (Jeffrey Dean Morgan). Sam es uno de esos rancheros sureños autodenominados “vigilantes” y que se caracterizan por una muy marcada xenofobia.

El protagonista de la historia es Moisés (Gael García Bernal) quien forma parte del grupo de inmigrantes y se mostrará empático hacia los demás pero intentará sobrevivir a toda costa, lo cual no será nada fácil pues tendrán que afrontar a Sam y su perro Tracker, quienes desatarán una brutal e incesante cacería para exterminar a todos y cada uno de los integrantes del grupo.

La película se convierte entonces en una persecución extenuante y el desierto juega un rol importante pues se percibe como un personaje indispensable para contar la historia.

Desierto cumple como un thriller de factura común, sin embargo, me parece que Cuarón quiere enviar un mensaje político pues la película se estrenó en tiempos electorales (2016). El filme intenta transmitir un mensaje político punzante y de manera directa. Por un lado nos presenta a Sam que simboliza o representa una corriente ideológica marcada por la irracionalidad y la xenofobia propias de un sector de la población del vecino país de Donald Trump y por otro lado está Moisés, representando a un padre en su lucha y su derecho por reencontrarse con su familia en los Estados Unidos. Están, obviamente los demás integrantes del grupo a través de los cuales Cuarón envía el mensaje de que nadie que busca una oportunidad de subsistir dignamente merece ser cazado como un animal.

Técnicamente Desierto está bien lograda y Cuarón demuestra que se le da muy bien el oficio de hacer cine y que sabe llevar con dignidad el apellido de una consolidada estirpe de cineastas: los Cuarón. En cuanto a las actuaciones, Gael García Bernal siempre cumple con cualquier expectativa y a Jeffrey Dean Morgan le queda el papel de villano ni mandado a hacer. Sin embargo, una de las actuaciones más destacables es sin duda la del perro Tracker en su papel de incansable y letal cazador (se dice que se utilizaron tres perros distintos para el mismo papel).

Desierto es, estimados lectores, la recomendación del mes y ahora que desafortunadamente han desaparecido casi todos los videoclubes de la ciudad, al menos tiene usted la ventaja de encontrarla en Netflix. Hasta la próxima.


 

Ricardo González