​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Dan lo mejor de sí para agradecer a Canadá por todo lo brindado

Julio, 2016.- Este mes celebramos el Día de Canadá reseñando las historias de Rosalba, Idaly, Gabriela y Eddyth, tres mujeres que dejan en alto nuestros gentilicios latinos a través del voluntariado que realizan en diferentes organizaciones. Trabajan sirviendo a la comunidad por decisión propia y de manera desinteresada. Lo hacen por solidaridad con aquellos que por una u otra razón se encuentran en situaciones vulnerables, necesitando una mano amiga, y como una manera de agradecer a este país las oportunidades brindadas no sólo a ellas y sus familias, sino a millones de inmigrantes que han hecho de esta extensa región de Norteamérica su casa.
















                                                   Rosalba Urbina


"Soy mexicana de nacimiento, llegué a Canadá en el año 2010 y desde entonces vivo en la ciudad de Hamilton. Me inicié haciendo trabajo voluntario hace cinco años en el North Hamilton Community Health Centre y actualmente soy co-líder de A Mi Salud, un programa para mujeres latinoamericanas diseñado con el fin de prevenir problemas de salud mental, tal como la depresión y ansiedad en personas que están aisladas, no hablan inglés o no tienen conocimiento de los recursos comunitarios con los que cuentan. Las participantes se reúnen el segundo y cuarto miércoles del mes de las 5:00 a 7:30 pm. Yo me encargo de llamarlas para recordar e informar sobre el tema a desarrollarse y preparo el salón de reunión para se sientan cómodas en un espacio agradable.

Trabajo directamente y bajo la supervisión de Nora Melara-López, a quien también apoyo con las tareas administrativas.

Como inmigrante, considero que el trabajo voluntario me permite agradecerle a este maravilloso país todo lo que he recibido de él y de ésta manera contribuir con un granito de arena al desarrollo y engrandecimiento de Canadá.

Aprovecho para agradecer a mi comunidad hispana la distinción de haber sido nominada para recibir el Premio Senior del Año 2016 en la categoría Trabajo Detrás de la Escena, otorgado por la Ciudad de Hamilton; pues sin su apoyo y comprensión, mi pasión por servir no sería tan satisfactoria y gratificante como ha sido durante estos años de servicio”.

 

 













                                                   Idaly Montalvo

“Llegué a Canadá procedente de Colombia, mi país natal, el 29  de abril del 2009 y en septiembre comencé mi voluntariado. Me inicié en un refugio, porque cuando llegué como refugiada me impactó la manera tan amable en que nos asistieron los voluntarios canadienses del Micah House Refugee Reception Services.

Luego comencé en SACHA, organización que apoya a sobrevivientes de abuso sexual, y en el 2011 me sumé al equipo de la Asociación Fraternidad Hispana y al  North Hamilton Community Health Centre, a quienes considero como mi familia,

Me siento muy feliz de poder ayudar a quien lo necesita. Sé lo que se siente cuando se llega a un país extraño y cuánto vale esa mano amiga tan necesaria en ese momento.

El voluntariado para mí también es maravilloso porque salgo de la rutina y me mantiene mentalmente activa. Yo le aconsejo a todo el que pueda y quiera, que se sume a esta labor. Se sentirán orgullosos al poder ayudar a otros. Además es una manera de pagarle a este país por todo lo que nos ha brindado.

Doy gracias a SACHA, la AFH y al North Hamilton porque en todas estas organizaciones hay lindas personas muy amables, tanto que siento a cada uno de estos lugares como mi segunda casa. Y también agradezco a la Cuidad de Hamilton por este reconocimiento de ser nominada como Adulto Mayor del Año, una grata sorpresa que me motiva a seguir aportando”.

 














                                                     Gabriela Rosa


“Mis papás son de El Salvador y yo nací en Hamilton el 2 de junio del año 2000. A mí me gusta hacer trabajo voluntario porque siento que puedo tener impacto en mi comunidad.

Mis padres siempre me enseñaron la importancia de dar a la comunidad y también de ofrecer mi tiempo ayudando a aquellos que no pueden ayudarse a sí mismos.

Soy voluntaria en la iglesia Nuestra Señora de Todas las Almas, así como de mi escuela Cathedral High School y de la Asociación Fraternidad Hispana.

Recientemente recibí el Youth Volunteer Service Award de parte de la provincia de Ontario por mi trabajo voluntario. Mi deseo es seguir dando mi tiempo por los demás como una forma de compartir lo que yo también he recibido de otros.

 













                                          

                                            Eddyth Gaviria Velez

“Nací en Urrao (Antioquia) Colombia y llegué a Canadá el 4 de Julio del 2008. Después de luchar tanto por un estatus en este país, en febrero del 2009 nos fue negado el refugio y debido a esto decidí empezar a hacer voluntariados los cuales me han enriquecido personalmente, al punto que después de haber logrado nuestra legalidad continué haciendo algunos de ellos.

Uno de mis primeros voluntariados fue en The Children International Learning Centre, institución a la que asisten niños de diferentes escuelas para ser instruidos acerca de la diversidad de culturas y sus tradiciones. En este lugar permanecí cerca de 3 años haciendo murales y participando en algunas de las charlas.

Al mismo tiempo comencé en Ableliving, un lugar donde viven personas que tienen alguna discapacidad y son atendidas para mejorar su calidad de vida. Primero realizábamos artesanías y poco a poco empezamos a pintar, actividad que se fue convirtiendo en una terapia a través de la cual puedo compartir mis habilidades en la pintura con ellos, proporcionándoles un rato de diversión y relajamiento, al tiempo que descubren que no importa las limitaciones, todos tenemos  la posibilidad de expresarnos como queramos a través de la pintura. En este centro llevo 5 años, los cuales me han enriquecido. En marzo del 2016  recibí un certificado de apreciación por 5 años de voluntariado el cual me llena de felicidad y ganas de seguir adelante.

Posteriormente, en Urban Core, con Gerardo Mansang, me involucré en el programa de Arte Terapia en el cual ayudábamos por medio del arte a las personas con problemas de drogadicción y depresión. Fue una experiencia muy diferente y especial ya que tuve contacto con muchas personas que normalmente no me les hubiera acercado.

Estas experiencias me han enseñado a valorar muchísimo lo que tengo y a ser cada vez más feliz.

La Asociación Fraternidad Hispana es otro de los lugares donde he sido voluntaria, haciendo las carrozas del desfile de Navidad, pintando las caritas de los niños en diferentes celebraciones y colaborando en diferentes eventos.

Para mí es muy importante este trabajo especialmente en un país como Canadá que desde un principio nos ha ayudado tanto. Al mismo tiempo siento que cuando hacemos voluntariado de nos enriquecemos personalmente ya que estamos en constante aprendizaje y podemos ver el mundo desde otras miradas.

Invito a la comunidad a hacer voluntariado, pero hacerlo desinteresadamente y con todo el amor que podamos. Siempre sentiremos la gran satisfacción de haber hecho algo bueno por alguien, así como algún día alguien lo hizo o podría hacer por nosotros”.