Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Abril, 2016.- La ciencia ha comprobado por años que lucir una piel fresca, radiante y humectada no es cuestión sólo de suerte y genética, la cual evidentemente juega un papel importante, pero de igual manera necesitamos poner en práctica varios consejos, cambios de hábitos y una mejor actitud para lucir radiantes.

Muchas veces recurrimos al médico o diferentes líneas de cosméticos para mejorar el aspecto de nuestra piel llegando a gastar miles de dólares en el tiempo probando un producto y otro cuando en nuestras manos tenemos la solución. Aunque todos hemos escuchado que somos lo que consumimos, la alimentación pasa a un segundo lugar en nuestras prioridades bien sea por falta de tiempo, muchas ocupaciones o incluso por cansancio,  obteniendo como resultado una baja ingesta de vitaminas y nutrientes que afectan con el paso del tiempo nuestra piel. Sumado al estrés diario cada día vemos un mayor número de personas jóvenes con pieles deshidratas, poco lozanas y luciendo líneas de expresión muy marcadas a temprana edad.

Aunque el avance en la ciencia y la medicina estética han incorporado excelentes tratamientos para disminuir líneas de expresión, mejorar la calidad de la piel, para rejuvenecer y hasta quitarnos unos años de encima nada nos dará resultados óptimos si no mantenemos una buena alimentación e hidratación. 

Hablar de mantenernos hidratados es muchas veces un tema complicado de entender. Un alto consumo de líquido basado en te, café, refrescos o aguas con sabor no entran como sustitutos a los ocho vasos de agua que se recomiendan como mínimo para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Muchas veces caemos en el error de creer que con sólo beber infusiones podemos sustituir el consumo de agua que el cuerpo y nuestra piel necesitan sin tomar en cuenta que el agua pierde sus propiedades al ser mezclada y como resultado deshidrata aún más la piel. El agua sola y preferiblemente a temperatura ambiente, es altamente recomendada por los médicos ya que ayuda a regenerar los tejidos de la piel y a nivelar muchas dolencias en nuestro organismo. 

Cada bocado cuenta

Existen extensos beneficios tanto de alimentos específicos que impactan positivamente y combaten cualquier imperfección que pueda tener o aparecer durante los años que, unido a un alto consumo de agua y a un buen tratamiento estético nos harán lucir resplandeciente.

A continuación les presentamos una lista de alimentos que no deben faltar en nuestra dieta.

Tomates: contienen un poderoso antioxidante llamado licopeno que protege la piel de los daños causados por el sol, se recomienda consumirlos cocinados. 
 
Brócoli: contiene componentes que estimulan la producción de enzimas que protegen y mejoran la calidad de la piel eliminando la hinchazón y el enrojecimiento.

Chocolate semi-amargo: mejora altamente la apariencia y textura de la piel por su alto contenido de una sustancia que contrarresta el envejecimiento, la fatiga y los problemas del sueño.

Carnes rojas: a pesar de la mala propaganda que muchas veces que se les da, contienen un alto porcentaje de zinc y proteínas que ayudan a combatir el acné.

Aceite de oliva: un protagonista hoy en día en nuestra cocina, es excelente en su contenido de omega 3 que combate la resequedad de la piel y a largo plazo previene la formación de arrugas.

Té verde: un poderoso antioxidante por su alta concentración de catequina, dos tazas al día ayudan a mejorar las pieles enrojecidas y ganadas por el sol.

Vegetales y frutas anaranjadas: contienen una alta concentración de vitamina A y carotenoides que le dan ese aspecto bronceado a la piel de manera natural. Una excelente opción para lucir un color bronceado sin la necesidad de tomar sol en exceso.

Aguacate o palta: abundante en aceites naturales y vitamina B3 que actúan como nutrientes de la piel y por último los pescados ricos en Omega 3 que estimulan la reparación de la piel.

Y además…

Para complementar el cuidado de la piel del rostro y ayudar a que tenga una mejor apariencia se encuentras a nuestra disposición tratamientos prácticos, rápidos y no invasivos.

Radiofrecuencia: es Un tratamiento rejuvenecedor conocido como lifting sin cirugía. Se realiza en sesiones de 45 minutos según sea la necesidad de la piel, es a través de la transferencia de energía en forma de calor a la dermis estimulando el colágeno y eliminando los signos de envejecimiento de la piel. Sus resultados son visibles desde la primera sesión.

Plasma rico en plaquetas: muy de moda por su efecto inmediato otorgándole a la piel un tono radiante y una textura jovial. Este se realiza extrayendo sangre del paciente y a través de un proceso de centrifugación se separa de la sangre el plasma rico en plaquetas el cual es inyectado al rostro en pequeñas cantidades. El procedimiento se realiza con anestesia local en el rostro y es de pinchazos pequeños y rápidos. Se sugiere realizar cada sesión cada 21 días y un mínimo de tres sesiones para obtener resultados óptimos. 

Toxina botulínica: Es un tratamiento inyectable especialmente diseño para personas que fruncen el ceño ya que relaja la musculatura del entrecejo. Tiene un efecto de relajación de la mirada y produce una ligera elevación de la cola de la ceja.

Relleno con bioimplantes temporales: Se trata de inyecciones con efecto de relleno a base de ácido hialurónico, colágeno y otras sustancias reabsorbibles. Mejora de arrugas finas o medias.

Ahora bien, para todos estos procedimientos y otros más que hay en el mercado, se recomienda visitar a médicos especializados y bajo su orientación definir el tratamiento que más se adapta a la necesidad de su piel.

Sin embargo el aspecto más importante y fundamental que debemos incluir en nuestro proceso de mejoramiento de la piel es nuestra actitud ante la vida. Si nos ponemos a observar alrededor una buena actitud en las personas hace que cualquier cambio bien sea alimenticio, estético o hasta estilo de vida sea más fácil y se obtengan resultados más rápidos. Recuerde que tiene la solución en sus manos, inicie haciendo los cambios alimenticios, beba mucha agua y mantenga una actitud positiva y alegre y los resultados se empezaran a notar rápidamente.



Carla Guzmán 

 

 

 

Consejos para mantener la piel del rostro radiante