​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Febrero, 2017.- La resiliencia (resistencia) se adapta a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos (Rutter, 1993).

Un área de la psicología que no deja de fascinarme es la capacidad del ser humano de resistir situaciones adversas y superarlas. Cuando vivimos situaciones de tensión/stress, la arquitectura de nuestros cerebros cambia y repercute no solamente en nuestra salud mental sino física también. Esta adaptación es necesaria para sobrevivir la adversidad en ese momento pero, a largo plazo, su manifestación puede tener consecuencias negativas e inclusive reducir la resiliencia. Estas adaptaciones no pueden ser borradas pero lo maravilloso es que el cerebro nunca deja de cambiar y puede crear mecanismos que las compensen.  

La investigación1 del neurocientífico Dr. Bruce McEwen ha encontrado evidencia que sugiere que ciertas prácticas pueden restaurar y fortalecer la resiliencia de los individuos que han sufrido una infancia traumática. El objetivo de estas prácticas es re-organizar los circuitos del cerebro para desarrollar adaptaciones nuevas y más apropiadas a una vida que ya no está en la situación traumática.
 
Entre las actividades que pueden ayudar a fortalecer la resiliencia en las personas están: 

Terapia de comportamiento cognitivo y manejo de emociones difíciles.
Actividad física diaria. Ello es un antidepresivo efectivo y protector en contra de enfermedades cardiovasculares, diabetes y demencia.
Involucrarse en programas los que promueven apoyo social, integración en la comunidad y aprecio del significado y propósito de ser.
Practica de atención plena (Mindfulness).
Meditación.
Yoga.
Retiros y talleres sobre mejoramiento de su habilidad de formar relaciones saludables.
Trabajo voluntario. 

En mi trabajo, conozco a muchas personas que tienen miedo de no ser capaces de superar los traumas que vivieron en su infancia. A continuación, comparto mis respuestas a sus preguntas más frecuentes.

¿Es posible reconectar los circuitos del cerebro una vez que somos adultos?

Sí, es posible. La plasticidad del cerebro le permite continuar adaptándose y crecer de acuerdo a las oportunidades positivas encontradas y mantenidas.

¿Es posible superar un pasado de circunstancias terribles y crueldad?

Sí, es posible cicatrizar heridas, traumas y abusos cometidos por miembros de familia, comunidad y gobierno. Es necesario ejercer el derecho de tener una vida mejor y significativa. 

¿Es posible desafiar los mensajes de atropello que el adulto recibió durante sus años de formación? 

Sí, el desafío en el ahora es desobedecer esos dictámenes y no repetirlos en contra de los demás y nosotros mismos. Para poder lograrlo necesitamos apoyo y guías sanas.

¿Es posible crear una forma superior de pensar, actuar, sentir e incrementar el auto-concepto?

Somos personas creativas, tenemos la capacidad de ser el autor de un nuevo auto-concepto, válido, duradero y digno.

¿Es posible “vacunarnos” para protegernos de la crítica de los demás?

“No estoy en la tierra para ganar un concurso de popularidad”, dijo Tab Hunter. Pero, si estamos equipados para colaborar en causas individuales y comunitarias. En este proceso, inevitablemente habrán individuos que desaprueban quién es usted. Esto no significa en ningún momento que su valor como persona disminuye. Simplemente hay que hacer espacio para que ideas diferentes puedan co-existir.


________________________________________________________________________

1. 'Recognizing Resilience: Learning from the Effects of Stress on the Brain'

January 2015 edition of Neurobiology of Stress.


 

Conozca su resiliencia