Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Colombia: Incubadora de genios

Agosto, 2017. Al científico Albert Einstein tal vez se le habría rizado más su cabello si estuviese en esta época y viera que ahora sus homólogos ya no necesitan herméticos laboratorios para hacer sus grandes descubrimientos. Lejos de esta formalidad los nuevos genios van a pie, sin muros cerrados y paso a paso en amplios espacios van creando inventos de diferente índole para transformar y facilitar la vida a quienes lo necesitan. Ese nuevo espacio tiene nombre.

Desde vestidos de baño que cambian de color al contacto con el sol hasta kits de rehabilitación caseros para niños con parálisis cerebral, son inventos que hoy son patentados bajo el sello: Made in Colombia. Y es que año a año crece vertiginosamente el número de patentes de elementos creados por reconocidos científicos hasta por niños que no tienen zapatos finos, pero que crean calzado especial para personas con dificultad al caminar.

El ingenio ya no tiene edad ni materia fija. La ciencia busca no solo descubrir lo desconocido en otras órbitas, sino ubicar en un mejor lugar a los seres humanos.  Y en eso se han hecho expertos los colombianos, no es un fenómeno aislado.  La invención al servicio de otros se ha vuelto un slogan de vida. Por eso hoy Colombia tiene una nueva vitrina para mostrar al mundo.

Un día Jorge Leal, madrugó al banco como de costumbre sin advertir que se dirigía a lograr el mayor invento de su vida. Llegó una persona que quiso comunicarse con  los funcionarios, pero infortunadamente nadie le entendió lo que quería expresar; utilizaba lenguaje de señas. Pero contrario a esto, Jorge sí entendió su voz interna que lo motivó a crear un traductor que convierte el lenguaje de señas al idioma español e inglés inmediatamente.

Mientras esto ocurría en Bogotá, en otra ciudad a 446 kilómetros, en Medellín, la joven Vanessa Restrepo se unía a la Universidad de Oxford para desarrollar una retina artificial para recuperar la visión. Y en otro lugar del país, en el caribe colombiano, en una ciudad reconocida por su gusto para el baile, las notas musicales volaron fuera de la galaxia. Adriana Ocampo empezó a liderar las misiones de la nasa que van a Júpiter y a Plutón. De Barranquilla para el mundo.

Cero exclusividad

Contrario a lo que muchos creerían la invención, sin demeritar el ingenio, es un asunto de ganas y disciplina, no solo una cuestión de superdotados. Muchos son genios y aún no lo saben. Contrario a eso, a  Jason Aristizabal, un caleño de 33 años que nació con parálisis cerebral le dijeron que no iba poder hacer nada representativo en su vida, pero desafiando el mal pronóstico, creó un instituto que alberga a más de 400 personas que tienen la misma enfermedad, ha visionado, luchado y logrado metas que, otros seres humanos con todas sus facultades mentales, cognitivas y físicas completas no lo han logrado. Se ganó un reconocimiento mundial que le hizo acreedor a 100.000 dólares para hacer creer su obra.

Tan amplio como es el territorio colombiano, es el potencial de su gente. Buscando en los 1.122 municipios de este país suramericano, único  bañado por los dos océanos: atlántico y pacífico, encontramos a Manuel López, quien desde Grecia, creó un refugio para desplazados por la violencia en Siria. Más de 3.000 personas han pasado por este campamento. 

Pero no solo los sirios se han beneficiado del ingenio colombiano. Hoy niñas africanas gozan de la primera toalla higiénica reutilizable en el mundo fabricada por una colombiana, ante la imposibilidad para esta población de acceder a este tipo de productos.

El país que en los años 80 fuera estigmatizado por sus grandes brotes de violencia, hoy es identificado como una de las mejores economías de Suramérica, también hace parte de grandes grupos geo-políticos a nivel mundial y va camino a la paz total, coyuntura de la cual no escapan los grandes inventores.  Para esta fase de desminado, Rafael Vides creó un dron con una nariz electrónica que identifica minas antipersona.  Por su parte la asociación Futbol, Paz y Reconciliación, logró el mayor invento: cambiar el corazón del hombre. Hoy víctimas y victimarios juegan juntos en una cancha de futbol. 

¿Comida de desperdicios?

Sí.  Eso es lo que ha logrado el chef Gabriel Vásquez, quien de la mano con una compañía para la que labora, enseña a grandes empresas de alimentos cómo cocinar deliciosos platos con lo que comúnmente botamos a la basura.

Y es que más de 1000 millones de toneladas de comida son desperdiciadas al año. Un millón 154 mil toneladas de frutas se pierden y 261 mil toneladas de verduras se convierten en desechos. Bogotá desperdicia el 58.8% de alimentos diariamente. Por eso el legado de Vásquez en compañía de otros amantes de la cocina es: cero desperdicios.

Necesitaríamos más de una página de Presencia Latina, para hablar de todos los inventos e iniciativas de colombianos para tener un mundo mejor.  Botellas solares para llevar energía a hogares que no la tienen, pilas auto-recargables, gasolina a partir de plásticos, dispositivos para la movilidad de personas con Parkison, prótesis a partir de imágenes 3D.  En fin, iniciativas que solo pueden contrastarse con la belleza insuperable del exquisito rincón geográfico donde brotó Colombia.

Más allá de registrar la belleza de las playas vírgenes  del parque Tayrona  cuya  cúspide es bañada en nieve, o hablar de cómo coexisten todos los pisos térmicos en una misma región, o señalar la majestuosidad del mar de siete colores, o disfrutar la ilusión de las aguas rojas de Caño Cristales, hoy Presencia Latina quiso hacer un reconocimiento a todos los científicos de Colombia que han convertido esta nación en una incubadora de genios para el mundo.