The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Canadá en trazos hispanos

Noviembre, 2017.- La historia canadiense está de plácemes al cumplir 150 años de independencia en los que la Hoja de Arce, símbolo de su bandera, se engalana ante la mirada de millones de personas que han plasmado las huellas de su vida en este país catalogado por muchos como la incubadora de la felicidad. Y es que esta tierra de muchos debe su nombre al dialecto iroqués (indígena) que traduce resguardo, refugio, aldea, por eso no es coincidencia que sea un inmigrante el encargado de enaltecer parte de la historia de este país a través del arte, en esta fecha tan especial.

Julio Ferrer, un cubano lector de comics, llegó a Canadá hace 11 años, pensando en participar en una exposición en una galería donde mostró al público del norte del continente la alegría y el colorido de su tierra en elegantes trazos que ya vislumbraban la majestuosidad de su obra.  Por eso más allá de los ojos que apreciaron su arte, cuando ya se disponía a regresar a Cuba, alguien que estuvo en la exposición, le dijo que podía quedarse en su casa, no habría por qué regresar a Cuba.  Se avizoraba un nuevo hogar.

Y es que esto ha sido Canadá para muchos inmigrantes, más allá de las oportunidades económicas, están la libertad, el respeto por el otro y por la ley, que han hecho de este país una gran familia de inmigrantes donde las playas caribeñas que Julio lleva en el corazón, se absorbieron en los grandes lagos y el verde canadiense que le abrió un nuevo futuro a él y a otros como él. Por eso aunque los cuerpos de muchos no hayan nacido en esta tierra, sus espíritus sí, y por eso resulta fácil exaltar la fiesta de la nueva patria del alma.

Este artista de 44 años, nació realmente a los siete años cuando de la mano de su abuelo Ramón empezó a leer los comics de los años 50. Allí nació la fuente de inspiración que ha marcado el sello de sus obras. La tierra de Cienfuegos vio crecer no solo a un artista amante de la música, sino también a un negociante, quien tuvo a sus cortos años la crisis más cómica de su historia.

El fracaso del leopardo

Un animal fue la fuente de su inspiración a tan corta edad. Caminando por las calles calientes de su ciudad, llevaba izada su obra, cuando sin casi notarlo se acercó un chico de su edad quien con un gesto de admiración y alegría no pudo ocultar su intención de quedarse con el imponente leopardo. Ni el más grande artista hubiese podido vender tan rápido su primera obra.  Cinco pesos fue el sello de la transacción. Pero cuando aún no terminaba de planear lo que iba a hacer con los cinco pesos, apareció la madre del chico y desdibujó la alegría de nuestro artista. Tuvo que devolver el dinero.

Saltando la escalera


Su carrera artística no fue un paso a paso ordenado como quien sigue la estructura de una escalera, sino la explosión de momentos clave que recompensaron la tenacidad y la creatividad que han dominado su vida. Luego del encuentro con aquel hombre que le abrió las puertas de Canadá, entregó todo su tiempo a consolidar obras que reflejaran lo que aprendió en la Escuela Nacional de Artes Visuales de la Habana. Tarea que se catapultó ­­­­con la llegada a su vida de su esposa y su hijo Gabriel Alejandro. Ellos son los testigos de la fidelidad que Julio ha guardado al arte, cualidad difícil en esta materia cuando el éxito no había tan siquiera manifestado su intención de pagar ticket por su obra.  Pero esa fidelidad hoy se ve recompensada con la obra que celebran los hijos de Canadá,  sin importar su lugar de nacimiento.

23 Prime Ministers


Ver la obra de Julio Ferrer es ver un fragmento del mundo real pero enmarcado en líneas que simulan los colores y los trazos del más elegante comic.  Su obra Chelfie expuesta en la  ­­­­­­­­­­­­­­­­­Earls Court Gallery fue el referente para que el coleccionista de arte, Dr. Willian Bill, le contactara y le encargara recrear a los 23 primeros ministros canadienses, en una obra llamativa para las nuevas generaciones.

Fue así como la madre y la tía de Julio viajaron desde Cuba para atender las ocupaciones familiares del artista y nació esta obra que ya se expuso en la casa de Gobierno en Fredericton y ahora acaba de estar en Hamilton, siguiendo su recorrido hacia otras ciudades del país, de la mano de Wynn Bensen, esposa del coleccionista.

El Dr. Bill, no pudo ver la obra que nació en su corazón y que Julio Ferrer delineó en su mente a la vista hoy de tantos canadienses, murió unos días después de su encargo, pero su legado es testigo de los excelentes resultados que produce el encuentro de grandes hombres, para el caso, uno desde la orilla de la medicina y otro desde el arte.  Ambos enalteciendo el nombre de Canadá.

Como en casa

Presencia Latina ha estado en los momentos más representativos para el alma latina.  Para el caso de Juio Ferrer, esto ha sido una constante. Nuestro periódico ha seguido las huellas del artista y por eso llegó hasta Cuba, a las manos de su abuela Oneida, quien pudo ver el desarrollo de su nieto y de muchos latinos a través del impreso canadiense.  “La foto la hice a finales de octubre de 2010 en Cienfuegos, Cuba. En la casa de mi abuela en la saleta. Ella estaba leyendo el periódico en el sillón. Es una de las ultimas fotos que le tomé y a partir de esa imagen hice un retrato a tinta muy gestual”.

La sensibilidad del artista, la grandeza de los 23 Primeros Ministros en estos 150 años, la idoneidad del Dr. Bill, la solidaridad familiar, la ayuda de personas que se unieron al proyecto motivadas por este sueño, crearon una sinergia que por sí sola habla del espíritu de grandeza que toca todo lo que se relacione con Canadá, por eso plácemes a esta obra y a todas las personas que conviven alrededor de este país, en el que Julio Ferrer espera para un futuro próximo hacer un homenaje a los músicos que le han acompañado a inspirarse y relatar por qué es tan majestuoso vivir en Canadá.  



Helen García

Directorio Hispano


ESCUCHA

PRESENCIA LATINA RADIO

DOMINGOS 10 - 12 PM

​101.5 FM

The Hack

Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá