​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

BOYHOOD

FICHA TÉCNICA


Dirección y Guión:  Richard Linklater.
Fotografía:  Lee Daniel y Shane Kelly.
País: Estados Unidos.
Elenco: Ellar Coltrane, Ethan Hawke, Patricia Arquertte, Lorelei Linklater.
Presupuesto: 4 millones dólares

LA HISTORIA


En esta ocasión vamos a recordar una película que si bien no es nueva, sí vale la pena ser recordada por muchas razones. Y es que ese es el mérito de una película cuando es buena; ganarse el privilegio de ser recordada. Me refiero a Boyhood, largometraje que tomó 12 años en filmarse, y no precisamente por falta de dinero, o por problemas con los actores o desacuerdos con la producción, no, nada de eso, al contrario, la esencia de la película  radica precisamente en eso, en presentar a los protagonistas con una evolución real de su desarrollo y crecimiento físico y mental.

En mayo de 2002, Richard Linklater anunció que comenzaría el rodaje de una película –sin nombre en ese momento– en Houston. Sus planes incluían reunirse con el elenco y staff de la producción de vez en cuando por los siguientes 12 años, para de esa manera ir rodando la trama de la película. En ese momento firmaron los contratos para el proyecto Ellar Coltrane como el protagonista, con tan sólo 7 años de edad, Ethan Hawke y Patricia Arquette como sus padres y Lorelei Linklater como su hermana.       

Desde su estreno en el Festival de Berlín en febrero del 2014 (donde se llevó el Oso de Plata), la crítica aclamó y reconoció el trabajo del director. Pero ¿qué es lo que usted verá en Boyhood? si es que no la ha visto, claro.

Bueno, la película  inicia con una peculiar pero significativa escena con la bella canción de fondo “Yellow” del grupo Cold Play en la que el niño Mason se encuentra recostado esperando a su mamá en un jardín de su escuela mirando al cielo. A partir de ese momento el director nos presentará  la vida de Mason desde los seis años hasta que deja el nido materno para ir a la universidad. Tal vez pensarán que la trama no dice nada, que es la vida de un niño común y corriente, al que no le pasa nada extraordinario. Bueno, déjeme decirle que la película no tiene que ser una película llena de drama, muerte, destrucción, persecuciones, balazos y drogas para que la historia valga la pena; ver la vida de este niño es muy gratificante, simplemente porque pasa por los mismos cambios por los que muchos hemos pasado mientras crecemos. Unos padres divorciados,  un papá que regresa para recuperar el amor de sus hijos, una madre que lucha por sacar adelante a sus hijos y sobrellevar su propia vida profesional y amorosa. En todo esto se ve envuelto Mason, sumándole por supuesto los problemas que cualquier persona tiene cuando crece: el primer amor en la primaria, un mal corte de cabello, cambios de escuela, de casa, el fastidio de la hermana mayor, las quejas de los maestros por ser distraído, etc., etc.

Otra de las cosas que vale la pena resaltar de la película es el papel de Olivia (interpretado por Patricia Arquette), la madre de los dos chicos (Mason y Samantha) la cual representa a una madre común y corriente, como tantas  que conocemos; incansable, luchadora, entregada, determinada, capaz de enfrentar mil problemas a la vez, con todos sus dilemas, con sus aciertos y errores, siempre dispuesta a dar todo para sacar a sus hijos adelante al tiempo que tiene que lidiar con su propia vida sentimental y profesional.

No se trata de contar cada parte de la película, pues no quiero arruinársela en el caso de que aún no la haya visto, pero lo interesante de este film es que es la historia de una familia, de un hijo, una madre, una hermana y todo lo que implica crecer. Por eso vale la pena. Es profunda en el sentido de que es simple de entender y aún más fácil es identificarse con alguno de los personajes. ¿Quién no odió a su hermano mayor o menor en algún momento dado? ¿Quién no tuvo dilemas existenciales al llegar a la universidad? ¿A quién no le han roto el corazón alguna vez?, todos hemos tenido nuestra primer borrachera, tuvimos fases cursis o rebeldes, las primeras pláticas de sexualidad, el primer trabajo, el acné, etc.   
                                                                                                                                          El reto de esta cinta consistió en mantener al elenco y se agradece enormemente al director que lo haya logrado. Ver el crecimiento real de cada uno de los personajes es increíble. No hay maquillaje que los haga parecer más grandes, no hay efectos, el paso del tiempo se refleja realmente en sus rostros. Y no sólo es la madurez física, el crecimiento psicológico de los personajes va también con el de los actores.      

Si ustedes me preguntan si vale la pena verla, les diría que sí. Las actuaciones de Ethan Hawke y Patricia Arquette son sobresalientes y sobre todo naturales. El  soundtrack es bueno y las circunstancias que viven los personajes se unen perfectamente en una continuidad que refleja el crecimiento de una persona a lo largo de los años.