​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

“Tejiendo de corazón”: un proyecto familiar con miles de seguidores 

Enero, 2016.- María Trinidad Garate de Cardama, es el nombre de la chilena que vive en St. Catharines y triunfa en Canadá publicando semanalmente clases de tejido para sus más de 200 mil seguidores que visitan 3 millones de veces al mes Trinidad Tejiendo de Corazón, su canal de YouTube, el cual se encuentra entre los primeros 50 de Canadá por número de suscritores y entre los primeros 25 por número de visitas. Desde agosto de 2012 a la fecha ha publicado un poco más de 500 videos y los indicadores predicen que llegará a contar con 300 mil seguidores a mediados de 2016.


Mary Triny, como la llaman sus allegados, es un ejemplo de mujer triunfadora y perseverante que no se deja avasallar por los retos que se le presentan en la vida. Nacida eSan Bernardo, ciudad de la región de Santiago, sus padres se mudaron a Venezuela cuando era una niña, país donde se crió, se casó hace 26 años con Juan Manual Cardama y tuvo a sus primeros dos hijos, Manuel Alejandro de 25 años y  Andrea Katerin de 21. La situación en Venezuela los impulsó a mudarse a Florida, Estados Unidos, donde nació su tercer hijo, Juan Manuel de 13 años. Posteriormente, en busca de un mejor futuro y una mayor estabilidad, la familia se establece un poco más hacia el Norte, esta vez en Canadá.
 
“Juanito es lo mejor que nos pudo pasar”

Ya en este país y cuando su hijo menor teñía tres años fue diagnosticado con Asperger y todos en la familia decidieron que la mejor manera de apoyarlo era dedicar el máximo de tiempo en su desarrollo. “Para ello lo ideal era que yo me quedara en casa atendiéndolo y definitivamente fue lo mejor, los resultados se fueron viendo cada día. Comenzó a hablar y a comunicarse mucho mejor. Tanto que hoy se expresa de manera fluida, es un niño súper inteligente con una memoria extraordinaria para lo que a él le gusta”.

Comenzó entonces a pensar qué podía hacer desde casa cuando Juanito estaba en la escuela. “Siempre me han gustado las manualidades e interactuar con las personas. Lo primero que se me ocurrió fue buscar en Facebook y encontré muchísima gente con los mismos intereses que yo. Abrí mi página y me uní a grupos de tejidos donde mostraba lo que hacía y a mucha gente le gustaba mi trabajo y me pedían que les enseñara y así nació mí canal Tejiendo De Corazón”.

Hoy en día el canal es una herramienta que le genera no sólo un ingreso, sino también la alegría de poder ayudar no sólo con su talento sino con sus propias experiencias de vida a muchos seguidores en los lugares más recónditos del planeta. “Disfruto poder dar una mano a las personas que me buscan por un consejo de tejido, compartir anécdotas o contarme algún problema que tienen en ese momento. Especialmente agradezco poder compartir mis experiencias con Juanito, cómo manejamos cada etapa y ayudar así a bajar ansiedades de abuelas o madres que están pasando por lo mismo que nosotros. Muchos no tienen todos los conocimientos de lo que es ser un niño Asperger, otras no lo aceptan y se preguntan por qué a ellos. Juanito es lo mejor que nos pudo pasar, él es mi ángel, un ángel que cada día nos asombra más con sus ocurrencias y con su inocencia, porque ellos no saben de maldad, y así se los dejo ver a cada persona que me pregunta”.

Tejer es universal

“Mi mayor satisfacción y entusiasmo es poder trabajar haciendo lo que amo”, comenta desde su oficina en su casa y añade que aprendió a tejer a dos agujas en la escuela en Chile, donde sus agujas eran clavos de 10 centímetros de largo y añade que su pasión por el tejido le viene de su madre, a quien vio tejer desde su infancia.

“He conocido una gran cantidad de maravillosas mujeres y he hecho amistades en los lugares más remotos e inimaginables desde Canadá, EEUU y toda América, hasta Australia y China, por ejemplo, porque tejer es universal y rompe las barreras del idioma”.

Entre las muestras de cariño por parte de sus seguidoras que jamás podrá olvidar recuerda especialmente un regalo hecho por un grupo de alumnas de Estados Unidos quienes le hicieron una manta de cuadrados con una de las flores que les enseñó a hacer. “Cada una tejió su cuadrado y lo envió a una de ellas quien los unió todos y me lo mandó. Cuando recibí ese regalo, no pude más que ponerme a llorar, fue una sorpresa y emoción muy grande saber que cada una aportó tiempo y cariño para crear esa obra de arte que ahora me acompaña cada invierno a la hora de sentarme a tejer”.

Pero nada de esto sería posible sin el apoyo familiar, de hecho ella sostiene que Tejiendo de Corazón es un proyecto de familia y es allí donde reposa la clave de su éxito. “Mi conocimiento de tecnología está limitado a lo básico por lo que mi esposo se auto denomina mi director técnico, él se encarga de editar publicar cada uno de los videos y poner los enlaces en las diferentes plataforma de Internet”. Hacen tres videos a la semana uno para cada lunes, miércoles y viernes.

“Mi lema es que quiero llegar a cualquier rincón del mundo donde exista alguien que quiera aprender a tejer, dar lo mejor aunque eso implique trabajar más, porque las personas que siguen mis videos lo merecen y son el motor que hace que cada día quiera aprender más para poder compartirlo con ellas y ellos. Estoy convencida que los sueños se hacen realidad en la medida que nos movemos y luchamos para alcanzarlos, nada cae del cielo, las oportunidades están allí sólo hay que buscarlas y lo más importante,  si vas a hacer algo hazlo bien, aprende, muévete y da lo mejor de ti”.