​​ The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Agosto, 2017.- Cuando hablamos sobre el tema de personalidad nos enfocamos principalmente en la manera de hablar, lo que decimos, las palabras que utilizamos, lo que transmitimos e incluso los temas que manejamos. Si pensamos en imagen, seguramente lo primero que viene a la mente es maquillaje, cabello, ropa, calzado y accesorios. Y si hablamos de lenguaje corporal seguro nos centramos en lo más básico como es el tema sobre la mirada, el movimiento de las manos, los gestos y la posición que se adopta cuando se sostiene una conversación.  Cuando analizamos como medimos nuestra personalidad siempre el enfoque es más que todo en lo más común que todo el mundo discute como por ejemplo la postura de las manos, los brazos, los ojos o los hombros, omitiendo por completo a las piernas.  ¿Te puedes imaginar lo mucho que pueden decir tus piernas sobre tu personalidad?

Pues, según expertos y asesores de reconocidas empresas como Gillette Venus y grandes marcas de zapatos como Christian Louboutin aseguran que las piernas por ser una de las partes del cuerpo más distantes a nuestro cerebro, indirectamente nuestra mente le presta menos atención y por ende tiene menos control sobre ellas. Esto hace que las piernas tengan una libertad de expresión muy distinta al resto de nuestro cuerpo y juegan un gran papel a la hora de descifrar el lenguaje corporal de una persona. Descubramos entonces que podemos conocer sobre una persona analizando la postura de sus piernas.


Los estudios sobre este tema explican que cada postura tiene un código subliminal y hablan de cada persona sobre lo que quiere o sobre lo que siente. Debido a lo poco consiente que estamos en lo que hacemos con las piernas o pies y porque son más difíciles de manipular arrojan importante información a la hora de estudiar la personalidad. Según las posturas que adoptemos reflejamos sentimientos y actitudes que nos definirán como personas seguras, decididas, de confianza y equilibradas a la hora de toma de decisiones.

Las siguientes posturas de pie son las más comunes que podemos identificar y analizar para definir el mensaje enviado a través de nuestras piernas:

1. Piernas firmes: Es una posición definida que da una actitud neutral.  Podemos identificarla con “Estoy preparado”. Es Ideal para aplicarla con un cliente o con un jefe.

2. Piernas separadas: Es una posición de dominio. Suele ser la más utilizada por muchos en el momento de negociar y transmitir seguridad. Procura no abrir las piernas de manera exagerada.

3. Un pie adelante: El peso del cuerpo se pasa para un lado de la cadera. Transmite agrado hacia la dirección que se apunta. Es usada mucho por los jefes cuando se trata de reuniones para apuntar hacia las personas que les interese integrar en la conversación.

4. Pierna cruzada: Una pierna se cruza por delante de la otra juntando ambos tobillos. Es una postura delicada, porque envía el mensaje de bloquear la comunicación. Da la impresión de estar a la defensiva, lejana o sumisa.  Utiliza esta postura cuando quieras enviar un mensaje de ingenuidad o disculpas.

Posturas que usamos al mantenernos sentados

1. Cruzando las piernas

En el caso de las mujeres cuando tenemos las piernas cruzadas naturalmente se transmite femineidad, sensualidad pero si cruzas los brazos al mismo tiempo darás el mensaje de inaccesibilidad y lucirás de una forma negativa.

Si cruzas el tobillo de una pierna sobre la rodilla de la otra darás el mensaje de ser relajado o jovial.

Si colocas el pie detrás de la pantorrilla envías señales de timidez o inseguridad.

2. Bloquear los tobillos: Muchas veces colocamos las rodillas separadas y los tobillos juntos pudiendo transmitir un mensaje de frustración, nerviosismo o emociones negativas. No la apliques en especial si vas a una primera cita o entrevista de trabajo.

3. Pies en el suelo: Rodillas ligeramente separadas con ambos pies sobre el piso te hace lucir seguro y transmite credibilidad. Es una postura perfecta para el momento de una negociación.

Eso sí, todas estas posturas lucirán mejor con unas piernas saludables, ejercitadas y que reflejen el buen cuidado y alimentación que se lleva. Es bueno siempre recordar que cada parte de nuestro cuerpo habla de lo mucho que lo apreciamos o cuidamos.

A partir de ahora observa y entenderás el mensaje que cada uno transmite con la postura de sus piernas. Asimismo, sé más consiente de tus propios gestos y maneras de manejar tu lenguaje corporal y estarás en control en distintas las situaciones.

¿Qué dicen tus piernas sobre tu personalidad?