Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá

 The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Junio, 2015.- Actualmente existen numerosos métodos para mantener o mejorar la salud y la belleza y es sabido que la mayoría de las figuras mediáticas, como artistas, ejecutivos, o cualquier persona que desee verse siempre impecable, se somete a los procedimientos necesarios para mostrar en lo posible la más agradable y atractiva apariencia.

No es cuestión de simple vanidad, hoy la imagen es un punto a favor o desfavor en el mundo competitivo laboral, así como en la vida diaria, además hay componentes de orden psicológico en los que una pequeña reparación de carácter estético, se hace necesaria y beneficiosa en todo caso.

Sin embargo, en ocasiones hemos visto cómo algunos pacientes se quejan de los resultados obtenidos al pasar por quirófano. Resultados que además de ser desfavorables son irreversibles. Aunque generalmente todo sale bien y gracias a estos retoques muchas personas mejoran su aspecto general, aumenta su autoestima y les ayuda a lograr éxito en sus vidas y sus carreras.

Un secreto

Entre las operaciones estéticas más frecuentes, se cuenta el “lifting” facial, y aunque muchos pacientes sienten que necesitan mejorar detalles en su rostro, no desean pasar por esta operación quirúrgica, entonces recurren a un procedimiento sencillo, sin efectos secundarios y muy utilizados hoy por muchas celebridades y personas de todo nivel.  El secreto de muchos (tanto hombres como mujeres) que se ven bien y lucen un aspecto radiante, es que les hacen un “lifting” con acupuntura.

Sus bondades

Entre las bondades de esta opción, están que el paciente mejora la apariencia del rostro, no cambia la expresión facial, no es un procedimiento invasivo, no hay que tomar antibióticos, no hay que guardar reposo etc. Pero, al tratarse de una terapia en mejoramiento del aspecto físico, el abordaje se efectúa con terapias interior-exterior, relajación, meditación, modificación si es necesario, del modo habitual en alimentación, y por supuesto la asistencia a sesiones de acupuntura.

No se trata de utilizar cremas, por lo tanto no es algo que se pueda aplicar uno a sí mismo. Las agujas deben ser colocadas siempre por otra persona y desde luego debe ser un profesional, médico en medicina china, acupunturista. Hago esta aclaratoria, porque ante su aparente facilidad de aplicación, no es la primera vez que una paciente me ha sugerido estar dispuesta a colocarse ella misma las agujas como si fuese una loción refrescante cualquiera. Aclaratoria que hago extensiva en toda terapia de salud que deseen seleccionar.

Los pasos necesarios

Antes de practicar un “lifting”, el profesional hace una historia médica del paciente para asegurase que no existe alguna condición de salud que se haga preciso tratar en primera instancia, pues pudiera ser, que un rostro de aspecto decaído tenga su origen en falta de sueño, malas digestiones, jaquecas, y un sin número de causas diferentes. De hallarse algún desbalance, éste sería tratado en primer lugar, dando posiblemente los primeros buenos resultados en cuanto a la apariencia en general, no sólo del rostro.

Las agujas

El número de agujas empleado es el menor posible, son finísimas e indoloras. Muchas agujas disminuyen el efecto terapéutico, pues el exceso de estímulos desconcierta al cuerpo.

En el caso de  existir una condición médica, si es crónica, las agujas se aplican generalmente cerca del lugar del trastorno, mientras que en casos agudos se aplican en lugares distantes, pues el tratamiento responde mejor a estímulos lejanos. Los puntos de acupuntura serían en las extremidades y en cualquier lugar específico, de acuerdo a la fórmula que se establezca para el tratamiento.

Los cambios que fuesen necesarios

Ya sabemos que con la acupuntura se pueden tratar un amplio espectro de patologías, entre ellas la ansiedad, inflamaciones, adicciones, dolor, depresión y un largo etcétera, pero desde hace más de 20 años, en occidente se emplea también la acupuntura como recurso en medicina orientada  hacia la estética. Los resultados son excelentes en aquellos pacientes que adoptan los cambios que fuesen necesarios en pro de su mejoría y bienestar.

Una piel elástica, limpia, con buen color, es el resultado de buenas digestiones y mejores evacuaciones. Sí, cuando existe una evacuación intestinal infrecuente, el rostro se torna marchito, al paciente, entre otras recomendaciones se le indica tomar agua tibia, pero algunos no están dispuestos a tomarla ya que no les resulta agradable, o la toman por tres o cuatro días y luego la suspenden.  Son los pacientes quienes no adoptan los cambios que fuesen necesarios.

Una mirada apagada, párpados caídos, ojeras y pérdida de la línea maxilar con profundos surcos nasogenianos (las líneas que descienden desde las aletas nasales hasta las comisuras de los labios) nos pueden hablar de insomnio. Cuando se aplica la acupuntura para activar los meridianos del rostro y se siguen pautas saludables, el insomnio desaparece y el rostro recupera su armonía y frescura. Pero algunos pacientes no adoptan los cambios que fuesen necesarios pensando que en un día o dos ya van a sentirse mejor. También ocurre que cuando se sienten mejor abandonan el tratamiento, cuando debe entenderse que los cambios han de convertirse en rutina diaria, aunque la acupuntura se realice por cursos de poca duración.

 
Los mejores pensamientos

La Medicina China que ahora también utilizamos en la estética, se ha practicado por más de 5 mil años. Se orienta generalmente hacia la prevención y combate de enfermedades cuidando el cuerpo y en especial la mente. Insisto siempre en la prevención del desequilibrio, y como principio de mayor importancia, deben cuidarse los pensamientos que nos acompañan más frecuentemente, los sentimientos y las emociones, porque son fundamentales para lograr un balance en la salud integral.

Muchas enfermedades pudieran ser evitadas, si las personas aprendieran a utilizar sus pensamientos.

El pensamiento negativo sumado al poder de la palabra, activa en el organismo hormonas y funciones que dañan la salud y por supuesto la apariencia del rostro. La psiconeurología confirma tales afirmaciones.

Acertadísima sentencia de Quevedo: “El que quisiere tener salud en el cuerpo, procure tenerla en el alma”.

Así, el mejor tratamiento de belleza y el más efectivo “lifting”,  además de unas sesiones de acupuntura, es la paz espiritual, el amor y la salud que de una vida ordenada se obtienen, y la acupuntura puede ayudarnos a conseguir estos objetivos.  ¡Brindemos por la salud y un rostro espectacular lleno de luz y vida!



Ángel Mila

“Lifting” facial  con acupuntura