The first Spanish Newspaper for the regions of Hamilton, 

Niagara, Halton, Kitchener, ​and Peel in Ontario, Canada. 

Julio, 2016.- Estamos en época de bodas y celebraciones del ritual del matrimonio. Entre junio y octubre vemos a muchas parejas festejar su compromiso, llenas de ilusiones y expectativas.

Usualmente, la preparación para este día especial dura meses. Las parejas, con bastante anticipación, se ponen de acuerdo y planifican su elección de menú, música, decoración, etc. Sin embargo, hay un tipo de acuerdo que las parejas tienden a ignorar y que tiene repercusiones mucho más duraderas. Este acuerdo consiste en cómo los cónyuges van a vivir juntos, acuerdo que hemos denominado “Contrato social”.

La mayoría de personas que solicitan terapia de pareja no han tenido la oportunidad de haber creado este contrato. Por ello, cuando surgen conflictos e ideas opuestas en el transcurso del matrimonio, las parejas no tienen una base o guía para dialogar. Con frecuencia, esto resulta en desconexión y las personas vienen a mi consultorio heridas, acongojadas o frustradas dentro de relaciones rotas y en busca de guía terapéutica.

Es entonces cuando les invito a crear y mantener este contrato como un recurso creado por y para dos personas que planean vivir juntos. El mismo permite establecer cimientos de seguridad para tener una relación llevadera, justa y equilibrada, capaz de promover crecimiento, placer y bienestar para ambos, a corto y largo plazo.   

Principios de un “Contrato social”

Está basado en valores y principios personales expresados claramente.
Ambos deben estar de acuerdo y determinados a mantener el contrato.
El contrato incluye una guía de comportamiento o mapa a seguir en momentos de conflicto.

La pareja decide qué valores desea asignar como pilares de la relación y establece cuáles de ellos son negociables y cuáles no. Así cuentan con expectativas realistas y claras.
 

Ejemplos de temas contemplados en un “Contrato social”

Dónde vivir.
Proximidad o distancia de las familias de origen.
Exclusividad de comportamiento sexual.
Dinero ganado y ahorrado.
Inversiones.
Familia.
Justicia.
Disciplina.
Lealtad.
Honestidad.
Toma de responsabilidad.
Generosidad económica y de espacio.
Comportamiento sobre los suegros y parientes del cónyuge.

 Significatividad del “Contrato social”

Ambos deben sentir que son dueños del contrato y que su fin es el bienestar de los dos por igual. Es mi responsabilidad como terapista asegurarme de que los dos están en 'en la misma canoa' antes de determinar la validez del contrato.

Hay circunstancias en que los valores de la pareja difieren. Es natural que ellos no compartan absolutamente todos los valores y principios. Sin embargo, el contrato será válido siempre y cuando ambos estén completamente claros sobre sus ideas e intenciones y en lo que están de acuerdo.  De lo contrario, no podrán usarlo en momentos de dificultad. Los contratos poderosos son aquellos que desafían a la pareja a vivir de acuerdo a sus mejores intenciones para el beneficio propio y el del otro y para la relación en todo momento.

Ejemplos de elementos de un “Contrato social”

Cuando uno de nosotros está estresado o asustado el otro actúa rápidamente para ayudar a aliviar o reducir la tensión del otro.
Si uno de nosotros está atraído hacia otra persona y se siente tentado a traicionar al otro, aquél debe revelar sus emociones y pensamientos sobre esa posibilidad, en vez de ejecutar la traición. El otro debe escuchar sin hacer juicios o acusaciones. La pareja tiene entonces la responsabilidad de dialogar al respecto y ocuparse de las necesidades que no están siendo atendidas.
Estamos de acuerdo en tener un segundo bebé cuando nos sintamos relativamente seguros en nuestras carreras.
Nos usamos como consultores y asesores de primera mano.
Nunca forzaremos nuestros parientes hacia el otro.
Eventos de nuestra familia inmediata, hijos, padres y hermanos, tendrán prioridad sobre otros eventos.

Preguntas para iniciar un “Contrato social”

¿Qué expectativas tienen ustedes sobre el otro?
¿Esas expectativas son beneficiosas para ambos?
¿Están sus expectativas bien claras?
¿Por qué están juntos?
¿Cuál es el propósito principal por el cual están ustedes juntos?
¿Cuál es la clave que los mantiene juntos no solamente por ahora pero además para un futuro a largo plazo?  

La intensión de este contrato no es cambiar la manera de ser de las personas, la intensión es mejorar la posibilidad de tener una vida de pareja mejor y proporcionar herramientas capaces de resolver futuras dificultades.  

“Contrato social” entre parejas para establecer una relación segura y funcional

Más de diez años informando, uniendo y sirviendo a la comunidad hispana de las regiones de

Hamilton, Niagara, Halton y Peel en Ontario, Canadá